Llaman a cumplir compromisos con miras a la transición energética

México, 29 Sep (Notimex).- Diputados, especialistas y académicos urgieron a cumplir los compromisos para la transición energética y a generar fuentes limpias para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, pues México contribuye con 1.4 por ciento a nivel mundial.

En el “Congreso Internacional de Energías Renovables y Tecnologías Sustentables”, el diputado Juan Carlos Ruiz García convocó a los tres poderes de la Unión a concretar la transición energética, así como a impulsar acciones para generar fuentes limpias que dejen de contaminar.

El panista subrayó que el sector de la generación de energía es el que más contamina y el que más emisiones de efecto invernadero aporta en todos los procesos, seguido por el automotriz y la industria. Esto para efecto del cambio climático no para la contaminación del aire.

Indicó que la prioridad es el ambiente y contrarrestar los efectos de los gases de efecto invernadero, aunque reconoció que “estamos preparados y poco a poco se aplicará la Ley de Transición Energética; hoy ya hay obligaciones y sanciones para que todos en conjunto podamos cumplir el compromiso de utilizar energías limpias”.

Por Movimiento Ciudadano el diputado Macedonio Salomón Tamez Guajardo planteó que la reforma energética no sólo se enfoca a abrir el sector a particulares, pues incluye el concepto de una transición gradual hacia fuentes limpias para evitar la contaminación y el calentamiento global.

Se trata, dijo, de una ley que señala retos, compromisos, estímulos y sanciones a quien no promueva la energía limpia.

Subrayó que se está buscando que se aplique el compromiso de que en 2030 se tenga sólo 65 por ciento de energía de origen fósil en cuanto a la producción de la electricidad.

En su oportunidad Norma Patricia Muñoz Sevilla, del Consejo de Cambio Climático, consideró insuficientes los esfuerzos para reducir los efectos de ese fenómeno global.

Aseveró que la transición energética que el país necesita debe ser un hecho real, por lo que externó el compromiso de la academia de colaborar con el gobierno para poner en marcha las políticas a favor del medio ambiente.

A su vez Daniel Buira Clark, de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en México, expresó que en el tema de cambio climático el peor enemigo es la complacencia y pensar que “porque ya hicimos algo vamos bien cuando la realidad es que debemos hacer mucho”.

Por ello llamó a cumplir las metas establecidas en la Ley de Transición Energética, así como a invertir más en investigación y desarrollo, aplicar impuestos al carbono y promover las tecnologías competitivas.

“Se requieren cambios transformativos, no bastan ajustes incrementales. Tenemos que cambiar el enfoque de planeación, normatividad e inversión”, opinó.

Por su parte Daniel Rodríguez Velázquez, académico de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ETS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), destacó la necesidad de reducir la emisión de Gases Efecto Invernadero, pues el país contribuye con 1.4 por ciento y el cambio climático es un factor de riesgo global.

Admitió que el desafío no es sencillo y requiere un esfuerzo compartido, pues se necesita avanzar hacia la transición cultural e institucional, además de la energética y la tecnología.

De igual forma se requiere independencia tecnológica, promover y financiar proyectos comunitarios en todas las fuentes de energía renovable y detonar la soberanía energética.

La académica Angélica Félix Delgado, del Instituto de Ingeniería de la UNAM, convocó a buscar más energías amigables con el medio ambiente que consideren las afectaciones a la sociedad, así como a formar más recursos humanos para el sector.

Reconoció que en México la industria no invierte en investigación cuando en otras naciones representa 40 por ciento y remarcó la importancia de aprovechar los océanos, mares y ríos para generar energía, pues el país tiene amplios conocimientos en la materia.

A su vez la representante de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Celia Martínez, sostuvo que la administración pública tiene herramientas para contribuir al acceso universal a la energía, a fuentes renovables y con ello aumentar la eficiencia energética.

Recordó que se impulsa la Estrategia Nacional de Inclusión, lo que significa que cada dependencia trabaja para reducir la pobreza, lo que obliga a repensar la manera en cómo se planea o se decide desarrollar a las ciudades o conjuntos habitacionales, en particular en lo que se refiere a las repercusiones en el consumo de energía.

También podría gustarte