Largas filas y falla de seguridad en primera jornada olímpica en Río

Por Heriberto Araújo. Corresponsal

Río de Janeiro, 6 Ago (Notimex).- La primera jornada de los Juegos Olímpicos de Río estuvo marcada hoy por largas filas en los accesos al Parque Olímpico y la pista de voleibol de playa, por lo que el personal de seguridad dejó de revisar con rayos X a los espectadores.

“Tenemos un problema en algunas estructuras de grandes eventos, especialmente en el Parque Olímpico. Queremos ofrecer disculpas a todos los que esperaban bajo el sol en la fila para entrar a los estadios”, dijo el portavoz del Comité Organizador de los Juegos Río 2016, Mario Andrada.

Explicó que la demora, que provocó una fila de más de un kilómetro de longitud para acceder al estadio de voleibol de playa en Copacabana, se debe a la multiplicidad de organismos de seguridad –policías, militares y personal privado- en los controles.

Fuentes citadas por la prensa local señalaron, sin embargo, que los policías militares que efectúan las revisiones en los accesos a los estadios llegaron con más de una hora de retraso, lo que provocó inmensas filas en los accesos al Parque Olímpico en un día de sol inclemente y con 30 grados centígrados en Río.

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, quien coordina parte del operativo de seguridad, admitió este sábado que hubo fallas en el control de personas y bolsas, justamente por las largas filas en los accesos.

Ante los más de 90 minutos de espera en algunas puertas de entrada y la inminencia del inicio de la competición, parte del personal de seguridad permitió la entrada sin controlar los equipajes.

“Hubo algún error que luego fue corregido en seguida, pero que creó incomodidad y que no va a volver a repetirse”, aseguró De Moraes.

En materia de seguridad –otro de los desafíos de los Juegos de Río- se reportaron dos incidentes leves: uno la explosión por parte de policía especializada de una mochila abandonada en la prueba de ciclismo, pero que no contenía material peligroso.

El segundo se trató de una bala perdida que perforó la estructura de plástico del centro de prensa del centro ecuestre de los Juegos Olímpicos, lo que generó miedo entre los periodistas.

Nadie resultó herido en el incidente, ni se evacuó el centro, que se sitúa cerca de un área militar, pero también en una de las regiones con más violencia en Río, la zona norte.

También podría gustarte