Investigan muerte de un niño por disparos de policía en Ohio

Vecinos encienden velas durante una vigilia en recuerdo del adolescente de 13 años Tyre King, el 15 de septiembre de 2016, en Columbus, Ohio. King falleció por disparos de la policía de Columbus en la vispera. (AP Foto/Jay LaPrete) COLUMBUS, Ohio, EE.UU. (AP) — Autoridades investigarán la muerte de un niño de 13 años en Columbus, Ohio, por disparos de la policía, para determinar si procede presentar cargos. Un agente baleó al menor después de que este sacó de su cintura una pistola de balines que, según dijo, parecía un arma real.

En un incidente que inevitablemente recuerda al caso de Tamir Rice en Cleveland, un policía de la ciudad que respondía a un aviso por un robo a mano armada de 10 dólares disparó al niño el miércoles en la noche después de que mostrara un arma de balines que parecía “prácticamente idéntica” a la que utiliza los agentes, apuntaron autoridades.

Las pruebas sobre la balacera serán presentadas automáticamente a un jurado investigador, que determinará si las acciones del agente estuvieron justificadas.

El alcalde de la ciudad, Andrew Ginther, pareció compungido el jueves durante un mensaje en el que pidió a la comunidad que se una y cuestionó el motivo por el que un estudiante de octavo grado podría tener una réplica de un arma policial.

“Hay algo mal en este país, y está trayendo esta epidemia a las calles de nuestra ciudad”, manifestó Ginther el jueves. “Y un chico de 13 años ha muerto en la ciudad de Columbus por nuestra obsesión con las armas y la violencia”.

Decenas de personas asistieron el jueves en la noche a una vigilia cerca del lugar donde se produjo la balacera, incluyendo compañeros del equipo de fútbol en el que jugaba Tyree King. Algunos portaron carteles pidiendo justicia para Tyree, mientras las velas escribían sobre el suelo el mansaje “RIP Tyree King”.

La familia del niño pidió que la investigación se realice “de manera que garantice la justicia y la verdad”, y dijo que la gente no debería apresurarse a juzgar qué hacía Tyree esa noche.

La policía y las autoridades de la ciudad prometieron también una investigación completa, al tiempo que rechazaron las comparaciones con el asesinato de Tamir, de 12 años, en 2014 en Cleveland.

Los agentes que investigaban un aviso de robo a mano armada en el este del centro de Columbus el miércoles vieron a tres varones que coincidían con la descripción de los sospechosos. Dos de ellos salieron corriendo cuando intentaron hablar con ellos.

Los policías siguieron a la pareja hasta un callejón cercano e intentaron detenerlos. Allí fue donde Tyree sacó la pistola con mira láser y un agente disparó, alcanzándolo varias veces. El menor falleció más tarde en un hospital.

El agente que disparó su arma fue identificado como Bryan Mason, con nueve años de experiencia en el cuerpo. Registros policiales muestran que en 2012 baleó y mató a un varón que retenía a otra persona a punta de pistola. Los investigadores no lo acusaron por ese caso.

En cumplimiento con la política del departamento, Mason está de baja mientras se investiga lo sucedido. Una llamada telefónica al responsable del sindicato policial que lo representa no fue atendida.

El abogado de la familia de Tyree, Sean Walton, pidió una pesquisa independiente. Rechazó comentar incidentes previos entre el chico y la policía, pero hizo hincapié en que no tenía antecedentes de delitos graves y violentos. La familia cree que la implicación del niño en el robo a mano armada “no iría con su personalidad”, apuntó.

Tyree practicaba varios deportes, incluyendo fútbol americano, y estaba en el programa de becas de la escuela, dijo Walton. Tenía una complexión menuda y, en todo caso, era pequeño para su edad, agregó.

En el caso de Tamir, una llamada al número de emergencias 911 reportó que alguien apuntaba con una pistola a gente cerca de un parque. Un policía novato disparó al niño casi inmediatamente después de bajarse del coche patrulla. El agente y su compañero fueron exculpados.

En la llamada al 911 se dijo que la persona armada era posiblemente menor de edad y que la pistola podría ser falsa, pero esa información nunca llegó a los agentes.

___

Los periodistas de The Associated Press Andrew Welsh-Huggins y Mike Householder en Columbus; Dan Sewell en Cincinnati y Mark Gillispie en Cleveland contribuyeron a este despacho.

También podría gustarte