Investigadores de Atención a Salud apuestan por vejez activa

México, 8 Jul (Notimex).- Los adultos mayores en México carecen de protección social para llegar a esa etapa de la vida con salud, debido a que las políticas públicas y los programas dirigidos al acompañamiento de la vejez son escasos.

María Fernanda Carrillo Vega, investigadora del Departamento de Epidemiología Médica del Instituto Nacional de Geriatría, alertó que no existe una cultura del envejecimiento en México.

Ello, no obstante que es un tema prioritario, porque 15 por ciento de la población es mayor de 60 años, casi el doble con respecto a la situación de hace cinco años, cuando representaba entre ocho y nueve por ciento.

Al hablar en la Universidad Iberoamericana, la especialista destacó que más de la mitad pertenece al sector femenino, que registra una esperanza de vida un poco más elevada por cuestiones biológicas y sociales que el masculino.

Casi 35 por ciento de ese segmento es económicamente activo, es decir, posee la capacidad de desempeñarse laboralmente; además aporta experiencia desde el punto de vista intelectual, constituyendo un grupo social clave en lo social, político y económico del país.

A su vez, María del Consuelo Velázquez Alva, investigadora del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco, expuso que en el siglo XXI se vislumbra el aumento de una población envejecida y países como México no están preparados para atenderla.

Nunca antes en la historia de la humanidad hubo tantos seres humanos mayores de 60 años con una esperanza de vida que rebase los 80 años, incluso los cien, alertó.

“En la universidad trabajamos en aspectos nutricionales y en características funcionales de los adultos mayores, ya que esto no debe significar deterioro ni enfermedad. Apostamos al concepto del envejecimiento activo utilizado en Japón y Europa que es un proceso exitoso”, planteó.

Mina Konigsberg Fainstein, académica del Departamento de Ciencias de la Salud de la Unidad Iztapalapa, opinó que el problema no reside en el aumento de la cantidad de personas mayores, sino en comprender las enfermedades que se asocian a la edad avanzada para poder brindar mejor calidad de vida.

“Los científicos están más preocupados por aumentar la longevidad, pero no logran aumentar la salud; como ya se dieron cuenta de que ese no es el camino, ahora tratamos de entender por qué envejecemos y evitar que los últimos diez años de la vida de una persona los viva enferma”, subrayó.

Finalizó que 93 por ciento de los adultos mayores enfrentan la vejez en sus casas auxiliados por familiares.

También podría gustarte