Intercambian México y Japón experiencias en materia sísmica

México, 6 Sep (Notimex).- Con el fin de establecer las medidas que permitan hacer frente a los movimientos telúricos el Pacífico se dio a conocer el proyecto “Evaluación del Peligro Asociado a Grandes Terremotos y Tsuamis en la Costa del Pacífico Mexicano para la Mitigación de Desastres”.

Dicho proyecto contará con la colaboración de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la UNAM y la Universidad de Kyoto.

Al inaugurar el acto de lanzamiento de este proyecto, el director del Instituto de Geofísica de la UNAM, Arturo Iglesias Mendoza, destacó la importancia de establecer está alianza entre Japón y México para intercambiar experiencias en materia sísmica.

Destacó que se trata de una de las propuestas más ambiciosas de los últimos años, por la sofisticación de la tecnología geodésica y sismológica que se empleará en la costa de Guerrero y el intercambio de conocimiento entre ambos países.

La puesta en marcha de este proyecto no sólo permitirá conocer con más detalle el potencial de terremotos y tsunamis, sino también permitirá reflejar el conocimiento en acciones que mitiguen el riesgo al que están expuesto los pobladores de las costas del Pacífico.

Al respecto, el secretario general de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Leonardo Lomelí Vanegas, destacó que este proyecto es un ejemplo de colaboración entre la academia y el sector público de sendos países.

Recordó la importancia de este proyecto, sobre todo considerando que México se encuentra particularmente en una zona altamente sísmica con sismos históricos como el de Guerrero en 1911, el de Colima en 1941 y el de 1957 que derribó el Ángel de la Independencia con epicentro en Guerrero.

Asimismo, están el de 1973 con epicentro en Puebla y Veracruz; y el del 19 de septiembre de 1985 con epicentro en la desembocadura del Río Balsas entre Michoacán y Guerrero.

Derivado de esta condición geográfica, México ha sufrido daños por otros fenómenos naturales como volcanes y tsunamis, contando por ejemplo, de un volcán hace apenas siete meses en Michoacán, en San Juan Parangaricutiro.

Durante su intervención, el director general en México de la JICA, Kazuyoshi Shinoyama, subrayó el hecho de que en los últimos años han ocurrido sismos de grandes magnitudes en diferentes partes del mundo además de México, en Chile, Haití, Japón y Ecuador.

En ese sentido, destacó la importancia de la reducción del riesgo de desastres, en particular la investigación que llevan a cabo los investigadores y mexicanos de la UNAM y de la Universidad de Kyoto y donde destaca la labor del Centro Nacional para la Prevención de Desastres (Cenapred).

Lo anterior ha permitido emprender acciones de cooperación entre México y Japón, con cursos de intercambio de especialistas de ambos países, y que ha derivado en proyectos de construcción de viviendas seguras, así como acciones de prevención de desastres.

Como resultado de todos estos intercambios y el lanzamiento de este nuevo proyecto, JICA promueve el 5 de noviembre como día mundial de concientización sobre los tsunamis, decretado en la asamblea general de las Naciones Unidas del año pasado.

Finalmente, el viceministro parlamentario de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología (MEXT-Japón), Taido Tanose, resaltó la valiosa aportación que generará este proyecto para elaborar estrategias de prevención y acción ante el peligro de sismos y tsunamis en México y el mundo.

También podría gustarte