Instituto de Antropología deberá dar información en formato solicitado

México, 17 Ago (Notimex).- Con votación dividida, los comisionados del Instituto Nacional de Transparencia modificaron la respuesta que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a un particular, a quien no le envió la información solicitada en formato electrónico, como se pedía.

La discusión del recurso RDA 2424/16, presentado por la comisionada Areli Cano Guadiana, abrió una amplia polémica entre sus pares en la sesión pública de hoy en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Al presentar el tema, la comisionada Cano Guadiana explicó que la solicitante requirió varios documentos (incluyendo recibos, contratos, datos de las cuotas sindicales, listas de nómina y otros elementos), referentes a las delegaciones del INAH en Oaxaca y San Luis Potosí.

La persona requirió que el material le fuera entregado vía electrónica, a lo que el instituto contestó ofreciendo la consulta “in situ”, en sus oficinas de Transparencia, aunque no detalló el contenido de lo que le entregaría.

Para resolver el asunto, la comisionada requirió al INAH los datos que iba a entregar, y descubrió que había muchos datos personales, por lo que gran parte sería entregado testado, otra parte no se debía entregar, y en sobre alguna información el instituto es incompetente.

En ese sentido, sugirió revocar la respuesta del instituto e instruir la entrega de la información, con las salvedades antes descritas, por la vía electrónica, tal como solicitó el particular.

Empero, el comisionado Rosendoevgueni Monterrey Chepov (y posteriormente los comisionados Patricia Kurczyn Villalobos, Francisco Javier Acuña y Ximena Puente de la Mora) consideró que la propuesta estaba equivocada.

Expuso que la propuesta sobrepasaba su objetivo inicial, pues la queja del particular se centraba en que el INAH se negó a entregar la información en el formato solicitado, por lo cual, no había razón para revisar los documentos que entregaría el instituto, ni evaluarlo.

El punto fundamental, dijo, es que el INAH no fundó ni motivó correctamente por qué no podría entregar la información por vía electrónica y sobre ese punto debió centrarse la resolución propuesta por la comisionada Areli Cano.

Para defender su propuesta, Cano Guadiana (con el respaldo del comisionado Óscar Guerra Ford), consideró que limitarse solo al formato de entrega de la información era un criterio corto y, en cambio, se deberían establecer los principios pro persona y de máxima publicidad.

Expuso que antes de limitarse solo al formato de entrega, solicitó al INAH la información que entregaría, porque de lo contrario, la persona solicitante no sabía si los datos le iban a servir o no y por lo tanto, así se evitaría la presentación de un nuevo recurso.

Sin embargo, los demás comisionados se mantuvieron en su dicho, de manera que, al final, se aprobó con cuatro votos a favor y dos en contra (de Areli Cano y Óscar Guerra), modificar la respuesta del INAH para que entregue la información en la modalidad solicitada.

También podría gustarte