Inicia 71 Asamblea de ONU bajo sombra de necesidades humanitarias

Por Maurizio Guerrero. Corresponsal

Naciones Unidas, 20 Sep (Notimex).- El plenario de la sesión 71 de la Asamblea General de la ONU arrancó hoy con la asistencia de unos 140 jefes de Estado y de gobierno, e inició bajo la sombra de las crecientes necesidades humanitarias de los más vulnerables en el mundo.

La sesión, que representa el último plenario del actual secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, es asimismo una especie de evaluación de los 10 años en que el diplomático coreano ha estado al frente del máximo organismo de la diplomacia internacional.

En ese sentido, Ban mismo reconoció que deja su puesto luego de dos términos de cinco años con el mayor número de personas en necesidad de asistencia humanitaria, 130 millones de individuos, ubicados esencialmente en el Medio Oriente y África.

Tales necesidades quedaron aún más claramente al descubierto luego de que la noche del lunes un convoy de asistencia fuera atacado en Siria, lo que causó la muerte de al menos 12 trabajadores humanitarios.

“Justo cuando pensábamos que no podía ponerse peor, el estándar de depravación se hunde más bajo. El ataque nauseabundo, salvaje y aparentemente deliberado al convoy de asistencia de la ONU y la Media Luna Roja es el último ejemplo”, lamentó el titular de la ONU.

El ataque al convoy de asistencia humanitaria, que en los hechos terminó con un cese al fuego en Siria pactado entre Estados Unidos y Rusia, puso igualmente de manifiesto la imposibilidad de la comunidad internacional para terminar una guerra que ya desestabiliza buena parte del planeta.

Iniciado en marzo de 2011, el conflicto en Siria ha causado la muerte de unas 500 mil personas, así como el desplazamiento de millones de individuos y se ha tornado en el escenario de una conflagración internacional sin visos reales de concluir.

Estados Unidos, Reino Unido, Francia y sus aliados regionales como Arabia Saudita, combaten en el terreno sirio en contra de Rusia, Irán y sus aliados regionales, como Hezbollah y el propio ejército del presidente Bashar al-Assad.

“Presente en este recinto, hay representantes de gobiernos que han ignorado, facilitado, financiado, participado o incluso planeado y ejecutado atrocidades infligidas por todas las partes del conflicto en Siria en contra de civiles sirios”, fustigó Ban.

Tal conflicto ha sido causa principal de la llamada crisis de refugiados, y de que más de 60 millones de personas estén en la actualidad desplazados de sus lugares de origen, lo que representa la mayor cifra de individuos desterrados de sus hogares desde la Segunda Guerra Mundial.

Amén de las notas negativas, Ban Ki-moon destacó también los logros conseguidos por la comunidad internacional durante los últimos 12 meses, como la transición política de Myanmar y los esfuerzos de reconciliación en Sri Lanka.

Destacó además el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Al respecto, anunció que viajaría a esa nación el próximo lunes para atestiguar la firma oficial de la paz en ese país sudamericano.

Asimismo, entre los recientes logros de su administración destaca la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes, aprobada la víspera en la ONU y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, que podría entrar en vigor antes de que termine este año.

El máximo funcionario de la ONU resaltó asimismo uno de los más notables fenómenos sucedidos desde que comenzara su primer mandato al frente de este organismo internacional: la irrupción y la masificación de los llamados teléfonos inteligentes y su capacidad de empoderar a sus usuarios.

“Nuestro teléfonos y nuestras redes sociales han conectado al mundo de manera que era inimaginable cuando tomé el cargo. Claro, han sido usados de manera abusiva por grupos extremistas y de odio, pero también han creado un mundo de nuevas comunidades y oportunidades”, dijo.

Añadió: para mí, esto es un recordatorio del poder de los individuos para cambiar el mundo”.

En ese sentido, Ban precisó que es posible que la humanidad aspire a un mundo más seguro y a un mundo más justo, pero que la solución se encuentra en el compromiso que tome cada individuo.

“A 10 años, sé que trabajando juntos, trabajando unidos, podemos llegar a nuestras metas. Cuento con su liderazgo y su compromiso”, dijo Ban en su despedida de la tribuna de la Asamblea General de la ONU.

También podría gustarte