Indigna a Alemania medidas de Turquía contra sus funcionarios

Por Olga Borobio. Corresponsal

Berlín, 23 Jun (Notimex).- En varios círculos políticos alemanes reina la indignación por la negativa de Turquía de permitir la visita de un alto funcionario del Ministerio de Defensa a la base militar alemana en Incirlik, ubicado en territorio turco.

El Ministerio de Defensa de Turquía dio a conocer este jueves, un día después de que anunció la prohibición de ingresar a su territorio al viceministro alemán de Defensa, Ralf Brauksiepe, que “no considera adecuado que un político visite la base militar en el sur del país”.

La verdadera razón, según el semanario Spiegel, se debe a que el Bundestag alemán aprobó hace dos semanas que se clasifique como genocidio la matanza de entre 800 mil y un 1.5 millones de armenios en 1915, cuando Turquía era el Imperio Otomano.

La designación de genocidio enfureció al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien no soporta ni críticas ni contradicciones.

Su cólera también se debe a que un comediante de la televisión alemana escribió y leyó al aire una “poesía” altamente hiriente contra el jefe del Estado turco.

El gobierno turco informó el miércoles que había negado la entrada a su país al viceministro Brauksiepe, para visitar la base de Incirlik, donde están emplazados 260 soldados alemanes que trabajan con los aviones Tornado para detectar desde el aire las posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La información se proporciona a los militares de Estados Unidos que llevan a cabo los ataques aéreos contra el EI.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, informó este jueves en Ankara, que delegaciones alemanas militares y técnicas pueden visitar Incirlik, pero no políticos alemanes.

La prohibición es nueva, ya que la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, viajó a Incirlik en enero pasado para reunirse con los soldados en esa base militar alemana. Ese tipo de visitas son completamente normales.

En ese entonces todavía no ocurría ni la lectura de la sarcástica “poesía” ni tampoco la votación del Bundestag sobre el genocidio otomano contra los armenios.

Varios legisladores demandan ahora que el gobierno alemán tome medidas al respecto.

Políticos del partido Unión Social Cristiana de Bavaria (CSU), que forma parte de la coalición de gobierno alemán, calificaron la prohibición de “absurda”.

La “provocación calculada” afecta a los intereses alemanes de política de seguridad.

Florian Hahn, a cargo de política de seguridad del grupo parlamentario de ese partido en Bavaria, declaró que Alemania debe buscar otra base militar para estacionar los aviones Tornado, y propuso la ciudad jordana de Ammán.

Tobías Lindner, el experto en Defensa del Partido de Los Verdes, que está en la oposición parlamentaria, declaró este jueves a la prensa que Alemania debe detener los planes de inversión en la ampliación de la base militar de Incirlik.

“Si Turquía prohibe que nuestros parlamentarios que visiten a las tropas (alemanas) en Incirlik, el Ejército alemán no debería invertir en la ampliación de la base con recursos del erario“, declaró Lindner a la prensa.

También podría gustarte