Se incorpora papá al programa ‘Mamá Canguro’ en Jalisco

Guadalajara, 19 Jun (Notimex).- El Hospital de Gineco-Obstetricia del IMSS Jalisco implementó desde hace varios años el programa ‘Mamá Canguro’ en beneficio de bebés nacidos prematuramente, a través del cual se logra una mejoría sustancial en su estado de salud, incluido aumento de peso y el reforzamiento de vínculos afectivos madre-hijo.

El IMSS Jalisco agregó que recientemente se incorporó a la misma estrategia un joven padre, quién además de alimentar a su bebé con la leche materna que es resguardada en una red fría del nosocomio, realizó el apego piel a piel con su bebé.

Detalló que lo anterior consistió en colocar a la recién nacida Hiromi sobre el pecho del padre para que recibiera calor y tuviera la capacidad de regular su temperatura corporal.

Precisó que Miguel Ángel Sánchez González es el primer ‘Papá Canguro’ de 2016 en el IMSS Jalisco, tiene 26 años, es originario de Cocula y residente del municipio de Tepatitlán, y se espera que su ejemplo sea emulado por otros padres.

Añadió que la pequeña nació el pasado 17 de marzo luego de una cesárea de emergencia que le fue practicada a su esposa Aidee Guadalupe Cárdenas, de 32 años, quien desarrolló preeclampsia, siendo éste su tercer embarazo.

Apuntó que Hiromi nació de 29 semanas y con un peso de apenas 925 gramos, y ante su delicada condición fue trasladada a Guadalajara al Hospital de Gineco Obstetricia.

Resaltó que la pequeña presentaba dificultad respiratoria, alteraciones en la bilirrubina y fue necesario practicarle una cirugía de corazón, ante la falta de cierre de conductos, la niña recibió 14 trasfusiones sanguíneas y permaneció entubada por mes y medio.

Miguel Ángel Sánchez González comentó que “me la pasé durmiendo en urgencias y cuidados intensivos mes y medio hasta que evolucionó a prematuro sano, y desde que nació no dejé de venir al hospital por las condiciones de mi niña, e incluso perdí mi trabajo”.

Expresó que debido a que su esposa cumplió su incapacidad y regresó al trabajo como supervisora en una fábrica, él por propia iniciativa solicitó al Departamento de Neonatología una oportunidad para integrarse como ‘Papá Canguro’ y recibió una respuesta positiva.

Explicó que especialistas del IMSS evaluaron el gran interés que manifestó hacia la estrategia que promueve estrechar la cercanía, en este caso padre-hija, al lograr un efecto muy parecido al de una incubadora, sobre todo en cuanto a la temperatura, pero con la ventaja del vínculo emocional y afectivo entre progenitores y bebés.

“A ella (Hiromi) la sentí muy bien, se tranquilizaba mucho cuando la abrazaba y la pegaba a mi pecho, tanto que se quedaba dormidita y yo me sentí muy bien también porque la verdad temía mucho por la vida de mi hija y de mi esposa, cuando estuvieron en la cesárea”.

Mencionó que como parte del programa ‘incubaba’ a su bebé de martes a viernes durante cinco horas diarias, mientras su esposa Aidée lo hacía de viernes a sábado, y así se turnaban ambos para arropar a Hiromi, piel a piel.

Afirmó que en sólo cinco sesiones del programa, Hiromi alcanzó un peso de mil 860 gramos, cuando Aidée estaba en el programa con su bebé ésta se alimentaba directamente del seno materno mientras recibía asistencia ventilatoria.

Antes de concluir su labor como ‘Papá Canguro’, puntualizó que este programa “vale la pena porque nos permite más apertura a los hombres involucrándonos en el cuidado de los bebés”.

A su vez, Aidée subrayó que fue un gran apoyo el hecho de que su hija estuviera al cuidado de los especialistas y de su esposo mientras ella trabajaba.

“Me parece muy bien, y que con ello los papás puedan entender un poco lo que uno como madre experimenta, que comprendan lo que es la maternidad en ese sentido, él me ha apoyado muchísimo, ojalá otros papás se animen a esta experiencia en beneficio de los niños que nacen prematuros”.

La pequeña Hiromi fue dada de alta del Hospital de Ginecoobstetricia con un peso de dos kilos 250 gramos, para continuar con cuidados especiales en su hogar como es el suministro de oxígeno por un tiempo determinado, además de mantenerse en vigilancia médica y acudir a citas en la misma unidad hospitalaria cada determinado periodo.