Impulsan mexicanos de Sunset Park uno de los más vitales barrios de NY

Por Maurizio Guerrero. Corresponsal

Nueva York, 2 Oct (Notimex).- La comunidad mexicana de Nueva York ha hecho de Sunset Park su enclave principal en el condado de Brooklyn, además de que se ha constituido en un factor esencial para hacer de este vecindario uno de los más dinámicos y vitales de toda la ciudad.

Durante los fines de semana, la Quinta Avenida de Brooklyn, a un costado del parque Sunset, se convierte virtualmente en una sucursal de México, con taquerías, tiendas de artículos religiosos y artesanías y numerosos puestos que desde la calle venden sus productos.

Tlacoyos y tacos al pastor, panes de nata y de nuez de Tlaxcala, elotes y esquites con mayonesa se multiplican durante más de una docena de cuadras en un barrio donde las familias mexicanas pasean y se desenvuelven en una ciudad multicultural y multifacética.

Mientras tanto, en el parque Sunset, el centro y el punto más alto del vecindario, niños y sus padres juegan en los prados, ancianos se entretienen jugando dominó o ajedrez y parejas contemplan desde las bancas una de las más espectaculares vistas de los rascacielos de Manhattan.

De acuerdo con un informe difundido en septiembre por la oficina del contralor de Nueva York, Thomas DiNapoli, entre 1990 y 2014 el número de inmigrantes que llegaron a Sunset Park casi se duplicó. México fue el principal lugar de origen de esos migrantes.

Como consecuencia, más del 40 por ciento de los habitantes del vecindario en 2014 son de origen latino, inmigrantes o estadunidenses, principalmente de origen mexicano, seguidos por dominicanos y puertorriqueños, según el informe.

Ese contante flujo de personas contribuyó a la creación de empleos en el vecindario, que se expandieron 9.9 por ciento entre 2014 y 2015, a una tasa mucha mayor a la de la ciudad, de 7.2 por ciento.

Asimismo, el número de negocios se multiplicó 56 por ciento entre 2000 y 2014, o cuatro veces más que la tasa de la ciudad. Los salarios también han aumentado, y en 2015 superaban a los del promedio de la ciudad, de acuerdo con el informe de DiNapoli.

“La zona extendida de Sunset Park está atravesando por un renacimiento económico”, expresó Di Napoli en un mensaje durante la presentación del informe. Añadió: “Sunset Park es un vecindario dinámico y diverso que continúa creciendo”.

El vecindario, imán tradicional para inmigrantes desde hace por lo menos tres décadas, comienza también a reflejar los cambios en los patrones de migración registrados en Estados Unidos, en que los migrantes provenientes de China superan ya a los de México y de América Central.

En 2014, casi 42 por ciento de todos los habitantes de Sunset Park que no habían nacido en Estados Unidos eran de China, mientras que sólo 23 por ciento eran originarios de México, América Central y el Caribe.

El cambio es evidente. Hace un lustro, los mexicanos dominaban los negocios de todo el vecindario, mientras que ahora, más allá de la Quinta Avenida, en las avenidas Sexta y Séptima, la influencia china es notable.

El vecindario se ha dividido entre los negocios que muestran letreros en español y aquellos escritos en ideogramas chinos. La mezcla, tal como lo demuestra el crecimiento de la economía local, ha sido muy afortunada.

Félix Soriano, migrante mexicano del estado de Oaxaca, que llegó a Sunset Park hace 24 años y que ahora posee la carnicería y el camión de tacos El Rancho (premiado como el mejor camión de comida de Nueva York en este año), ha sido testigo del profundo dinamismo del vecindario.

“Yo cuando llegué a Sunset Park dominaban los dominicanos, los puertorriqueños y los morenos (afroamericanos). Y poco a poco creció la comunidad mexicana hasta que tuvimos aquí a paisanos de todos lados y toda clase de tiendas”, aseguró Soriano.

En entrevista con Notimex, Soriano aseveró que posteriormente llegaron al barrio inmigrantes de Ecuador, Colombia y otros países sudamericanos. Ahora, sostuvo, arriban estadunidenses y chinos.

“La verdad es muy bonito, ahora es un lugar muy tranquilo. Hace 15 o 16 años era difícil salir en las tardes, había muchas pandillas, peleas por dondequiera, la Quinta avenida no era segura. Ahora es diferente”, insistió Soriano.

También podría gustarte