Ignorancia y supersticiones hacen la vida de los albinos un infierno

Kampala, 6 Jul (Notimex).- Alrededor del mundo es común ver a personas que presentan albinismo, una condición genética caracterizada por la ausencia congénita de pigmentación de ojos, piel y pelo, pero en África representa una amenaza de muerte basada en la ignorancia y supersticiones.

El albinismo es una condición en el organismo ocasionada por una deficiencia de la sustancia melanina, que se encarga de dar pigmentación a la piel, es hereditaria y aparece con la combinación de dos portadores del gen recesivo.

Aunque pueden presentar problemas serios de visión y riesgos de quemaduras o desarrollar algún tipo de cáncer de piel si no se protegen de la luz solar, en lo general, los albinos pueden llevar una vida normal.

Pero hay países como en Tanzania, en los que ser albino puede costarte la vida, debido a la ignorancia, supersticiones y prejuicios sociales, que los han convertido en víctimas de asesinatos, rituales de magia y comercio de cuerpos.

En una aldea cercana a Kampala, vive Mwanje, en un pedazo de tierra que ha sido de su famila por varias generaciones. Su padre está enterrado a sólo 10 metros de su cabaña redonda, con techos de paja que heredó de su padre, destacó la cadena Al Jazera.

Mwanje vive con sus dos mujeres, Lynda y Florencia, y sus ocho hijos, cuyas edades oscilan entre cinco meses y 13 años.

La suya es una familia típica en esta parte de Uganda, pero por una condición genética: cinco de sus siete hijos, que Mwanje tuvo con Florence, nacieron con albinismo.

“Mi primera reacción cuando mi primer hijo con albinismo nació fue simplemente una sacudida eléctrica. Yo no sabía qué pensar, pero inmediatamente decidí amarlo. Era nuestro hijo”, dice Mwanje.

Sin embargo, en muchas familias este no es el caso. Algunos mantienen a sus hijos en el interior de su casa todo el tiempo, debido al temor de lo que puedan decir los vecinos, o porque carecen de conocimiento sobre cómo cuidar a un niño con albinismo.

A menudo, los hombres optan por dejar a sus esposas, tan pronto como el bebé nace, con el argumento de que no es su hijo.

Florencia dice que “hay rumores sobre su familia. Una de ellas es que se rió de una persona con albinismo cuando era joven y él la maldijo, ese fue el motivo por lo que dio a luz a este tipo de niños”.

En Tanzania un albino vive con miedo, los mitos sobre ellos en África oriental son muchos, y varían según los países, pero la percepción general de la condición de la piel sigue siendo la misma.

Se dice que una persona con albinismo tiene un gran poder en su cuerpo y que si se le da una extremidad a un brujo te hará rico. También se cree que son fantasmas.

En países como Tanzania y Malawi, un sinnúmero de personas con albinismo han sido atacados, les cortan los brazos y las piernas con machetes. Muchos son dados por desaparecidos. Ellos viven en constante temor de ser víctimas de la codicia de una persona en busca de oro.

La situación es mala en Uganda, la discriminación diaria y la falta de apoyo del gobierno les hace difícil llevar una vida normal, ya que sumado a la dificultad de ir a una escuela que por lo normal se encuentra a varios kilómetros de distancia, los niños con albinismo son intimidados y los compañeros de clase se niegan a sentarse al lado de ellos, lo que los margina aún más.

Otra preocupación de los padres es que pueden ser secuestrados en su trayecto de la casa a la escuela, por lo que se quedan marginados una vez más bajo sus humildes casas de tierra y paja.

El albinismo afecta a una de cada 20 mil personas en el mundo, pero la prevalencia en Tanzania parece ser mucho mayor.

La Asociación Albina de Tanzania dice que pese a que existen sólo cuatro mil albinos registrados en el país, estiman que el número total podría alcanzar los 173 mil.

También podría gustarte