Holanda desvela datos de pesquisa sobre MH17 a familiares

NIEUWEGEIN, Holanda (AP) — Una investigación penal internacional llegó a la conclusión de que un misil que destruyó un avión de pasajeros malasio sobre Ucrania en 2014 en el que murieron las 298 personas a bordo fue disparado desde territorio controlado por rebeldes por un lanzamisiles móvil traído de Rusia y que fue regresado precipitadamente a ese país.

El informe, dado a conocer el miércoles, fue una “prueba sólida” de la participación rusa en el derribo del Vuelo 17 de Malaysia Airlines, dijo el presidente ucraniano. Pero Moscú respondió inmediatamente que la conclusión de la indagatoria encabezada por Holanda era “parcial y tuvo motivaciones políticas”.

Los investigadores han identificado 100 personas con las que desean hablar, quienes se cree estuvieron involucradas en la transportación del lanzador de misiles Buk o en su utilización, dijo en una conferencia de prensa el fiscal principal Fred Westerbeke.

El jet Boeing 777, que volaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur, Malasia, fue destrozado en el cielo el 17 de julio de 2014, en el este de Ucrania, en medio de intensos combates entre separatistas respaldados por Rusia y tropas ucranianas. Ucrania culpó inmediatamente a los rebeldes, aunque ellos y el Kremlin han negado persistentemente haber tenido participación alguna.

El Equipo de Investigación Conjunta, encabezado por fiscales y policías de Holanda, divulgó sus descubrimientos preliminares después de entrevistar a más de 200 testigos, de escuchar 150.000 llamadas telefónicas interceptadas, de examinar medio millón de fotografías y grabaciones de video, de consultar imágenes de radar y de satélite, y de analizar el contenido de decenas de contenedores llenos con partes del avión derribado.

“Puede concluirse que el (vuelo) MH17 fue derribado por un misil 9M38 lanzado por un Buk traído desde el territorio de la Federación Rusa, y que después del lanzamiento fue subsecuentemente devuelto a la Federación Rusa”, dijo Wilbert Paulissen, jefe del departamento de investigaciones penales de la policía nacional holandesa.

El arma tierra-aire que destruyó el avión a 10.000 metros de altitud (33.000 pies) fue disparada desde un campo de cultivo en el área controlada por rebeldes en Pervomaiskiy, encontró la investigación. Testigos ahí reportaron una explosión y un sonido como silbido, y una parte de los cultivos se quemaron.

Las conclusiones de la unidad investigadora, que incluye a policías y fiscales de Holanda, Ucrania, Bélgica, Australia y Malasia, concuerdan con los reportes previos de The Associated Press que establecieron poco después de la destrucción del avión que un lanzador Buk M-1 con misiles tierra-aire había sido visto el 17 de julio en el poblado de Snizhne, controlado por los rebeldes, cerca de Pervomaiskiy.

___

El periodista Vladimir Isachenkov de The Associated Press en Moscú, Jill Lawless en Londres y Bradley Klapper en Washington contribuyeron con este despacho.

También podría gustarte