Mayoría de los EUA en contra de las deportaciones.

Encuesta en cadena de televisión muestra posición contraria del público al presidente.

Una amplia mayoría del público dentro de los Estados Unidos prefiere una reforma migratoria con legalización más que las deportaciones que ha impulsado el presidente Donald Trump, así lo señala un nuevo sondeo de la cadena CNN/ORC.

Tras la llegada a la presidencia de Donald Trump, el gobierno de los Estados Unidos ha mantenido una posición frente a los inmigrantes que incluye nuevas directrices de detención y deportación de indocumentados, y en los últimos días solicitó recursos para más espacios de reclusión, más agentes migratorios y un muro fronterizo.

“La encuesta de CNN/ORC encontró que el público estadounidense está en realidad moviéndose en una dirección opuesta a la de Trump desde que éste ganó la elección”, señaló la cadena televisiva.

Un 86 por ciento de los demócratas, un 71 por ciento de los independientes y un 55 por ciento de los republicanos se oponen a la idea de deportar a todas las personas que viven ilegalmente en Estados Unidos.

Asimismo un 60 por ciento de los encuestados sostuvo que la prioridad número uno de la administración Trump debe ser desarrollar un plan para legalizar a millones de inmigrantes indocumentados.

En contraste, sólo un 26 por ciento coincide con Trump en que la prioridad debe ser detener los cruces fronterizos ilegales y sólo un 13 por ciento considera que las deportaciones deben ser la mayor prioridad del gobierno federal.

La cadena CNN encontró que el punto de vista de los estadounidenses sobre la legalización de inmigrantes indocumentados es compartido entre demócratas, republicanos e independientes.

Durante su primer informe de gobierno ante el congreso de Estados Unidos, el presidente apoyó la idea de una reforma migratoria, pero no ofreció detalles sobre las características de un posible acuerdo bipartidista.

Un 90 por ciento de la población estadounidense en general apoya esa posible reforma migratoria con lo de la ciudadanía, incluidos 96 por ciento de los demócratas, 89 por ciento de los independientes y 87 por ciento de los republicanos.