Mujer detenida en Houston por secuestro virtual y extorsión de inmigrantes

La mujer es identificada como Yanette Rodríguez Acosta, de 34 años

Agentes federales en Houston detuvieron hoy a una mujer por su presunta participación en una banda que organizaba secuestros virtuales desde México y extorsionaba a inmigrantes mexicanos en Estados Unidos.

La Oficina del Procurador Federal para el Sureste de Texas informó que la mujer, identificada como Yanette Rodríguez Acosta, de 34 años, fue detenida este jueves en Houston, luego de que un gran jurado emitiera una acusación de 10 cargos en su contra.

Según la acusación, Rodríguez Acosta se encargaba de recolectar el dinero entregado por personas que creían que sus hijos habían sido secuestrados y pagaban para liberarlos.

Los cómplices de Rodríguez Acosta, ubicados en México, llamaron a numerosas víctimas en Estados Unidos en los estados de Texas, California y Idaho en un intento por extorsionarlos.

En las llamadas se les informaba a los migrantes que supuestamente su hijo había sido secuestrado y debían pagar para asegurar su libertad. “Estos tipos de casos son trágicos”, afirmó el procurador federal interino para el sureste de Texas, Abe Martínez.

“No es la cantidad de dinero involucrada; es el hecho de que estas personas son engañadas en la creencia de que sus seres queridos están en peligro, y el horror y la impotencia que sienten”, indicó.

De acuerdo con la acusación, a las víctimas de la extorsión se les ordenaba enviar el dinero a personas en México, sin embargo, en dos casos se les instruyó a entregar la cantidad pactada en lugares específicos en el área de Houston, el 17 de septiembre y el 30 del mismo mes de 2015.

Ambas víctimas supuestamente fueron informadas de que sus hijas habían sido secuestradas porque habían presenciado un crimen y amenazaron con cortarles los dedos si no cumplían con las demandas.

La acusación señala que Rodríguez Acosta recogió los pagos del rescate luego de que las víctimas dejaran el dinero en los lugares donde se les ordenó. Después de tomar su parte del dinero, la mujer enviaba el resto a sus cómplices en México.

Las dos víctimas pagaron alrededor de 28 mil dólares, de acuerdo con la acusación.