Hacinamiento en hogares, focos rojos de abusos: psicoterapeuta de BC

Tijuana, 10 Ago (Notimex).- El hacinamiento en hogares de zonas marginadas, donde familias comparten un espacio reducido para satisfacer necesidades elementales, constituyen focos rojos aunque no determinantes, para permitir el abuso de menores.

La psicoterapeuta directora del Grupo Conciencias, Sandra Manríquez Zazueta, refirió que en esta etapa en la que los menores van abriendo los ojos a una sexualidad de la manera más correcta, siempre se les pide a los padres que tengan una cama individual.

Invitada a la reunión de la Asociación Nacional de Periodistas (ANPAC) dijo que incluso en departamentos pequeños de conjuntos habitacionales no existe verdadera privacidad, y la pareja está expuesta en su sexualidad, lo que también influye en los hijos.

Sin embargo, vivir en hacinamiento o en condiciones de pobreza extrema pueden ser focos rojos, pero no factores determinantes, pues existen otras situaciones más específicas que pueden influir en la forma futura de desenvolverse sexualmente de los pequeños.

La especialista mencionó que existen sistemas de salud que se abocan a campañas de prevención para prevenir este tipo de fenómenos sociales y sobre los cuales muchas veces los adolescentes no se encuentran familiarizados con esta temática.

“Hay mucha población flotante, personas que han cometido delitos en otros lugares y llegan a esta frontera; incluso se puede hablar que de cada 10 hogares marginales, en cuatro se presentan alguna situación de violencia relacionada con la sexualidad”, dijo.

Se trata de conductas atípicas que van desde la omisión de cuidados en menores, exhibición o exposición de temas sexuales inoportunos a su edad hasta llegar a tocamientos o inclusive el abuso sexual.

“Son multifactores que pueden llegar a desarrollar una mala comunicación con los hijos, violencia en el hogar, problemas económicos deficientes y otras situaciones complicadas y relacionadas a la sexualidad que actúan como un disparador”, anotó.

También podría gustarte