Guerrilla de las FARC inicia camino hacia un partido político

Bogotá, 25 Ago (Notimex).- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con la firma del Acuerdo Final de Paz, inician el camino para dejar atrás las armas y comenzar su proceso de transformación a movimiento político con todas las garantías que entrega la Constitución de 1991.

Este acuerdo firmado en la víspera por los negociadores plenipotenciarios del gobierno y la insurgencia, marca el inicia de una segunda fase del proceso de paz en Colombia, y es la “reincorporación de las FARC a la vida civil -en lo político, lo económico y lo social”.

Para el gobierno colombiano “el proceso de reincorporación busca facilitar la transformación de las FARC y sus integrantes en actores dentro del sistema democrático y en general a la vida civil”.

El nuevo partido, según los términos del Acuerdo Final, sólo será reconocido luego de terminado el proceso de dejación de las armas y previo el cumplimiento de los requisitos que exige la ley para la creación de un partido (estatutos, plataforma política, entre otros).

La única excepción es “la exigencia de haber obtenido el 3.0 por ciento de los votos depositados en la elección de Senado o Cámara de Representantes”.

La personería jurídica “se conservará de conformidad con las reglas aplicables a los demás partidos y la perderán si incurren en las faltas previstas en la ley tales como estimular la formación de asociaciones ilegales”.

Además pierden los derechos si utilizan o permiten “el uso de la violencia para el ejercicio de la participación política y electoral, entre otras. Sin embargo, durante el período de transición, no se exigirán los requisitos relacionados con obtener votos en elecciones de Congreso y acreditar un determinado número de afiliados”.

“Mientras estén en armas, los integrantes de las FARC no podrán participar en política”, reiteraron este jueves los negociadores del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, desde La Habana.

Como condición fundamental “para poderse transformar de una organización armada ilegal a un partido o movimiento político con personería jurídica, deberán haber dejado la totalidad de las armas”.

De igual manera, “deberán cumplir con los requisitos establecidos por la ley, excepto el haber obtenido un número determinado de votos en elecciones de Congreso”.

Los voceros del gobierno reiteraron que no habrá asignación de curules a dedo para los integrantes de las FARC, como movimiento político.

El nuevo partido que surja del tránsito de las FARC a la vida política legal deberá participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República.

El acuerdo garantiza una “representación mínima de cinco y cinco Representantes a la Cámara durante los próximos dos períodos electorales (…) sólo se asignarán las que faltaren para completar cinco curules, de tal manera que cuando la lista obtengan cinco o más, no se asignará ninguna adicional”.

Los integrantes de las FARC para ejercer la política no deben tener suspendida “la ciudadanía como consecuencia de condena penal o sanción disciplinaria, y que no se encuentren en armas”.

Con el propósito de “contribuir a la generación de condiciones a corto y largo plazo que faciliten la construcción de proyectos de vida dentro de la civilidad por parte de los ex combatientes de las FARC, se acordaron una serie de medidas de tipo social y económico.

Las partes acordaron crear el Consejo Nacional de Reincorporación que será una instancia conjunta entre el Gobierno Nacional y las FARC, la cual tiene como uno de sus objetivos realizar el seguimiento al proceso de reincorporación de los integrantes de las FARC.

De igual forma, se crearán Consejos Territoriales de la Reincorporación que tendrán a su cargo, entre otras funciones, realizar el seguimiento a la reincorporación a nivel territorial.

También podría gustarte