Guatemala promueve turismo sostenible de mayor reserva natural

Guatemala, 11 Jul (Notimex).- Autoridades guatemaltecas de turismo impulsan un plan para la protección de la Biósfera Maya, el mayor pulmón de Centroamérica y uno de los principales en América Latina, informaron hoy fuentes oficiales.

El Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) indicó que propuso a otras dependencias del Estado involucradas en la conservación de la Biósfera Maya revisar el Plan Maestro.

La Reserva de la Biósfera Maya (RBM) es administrada con un Plan Maestro actualizado y vigente para el periodo 2015–2020, aprobado por las numerosas dependencias que participan en su sostenibilidad.

Dicho instrumento técnico-jurídico identifica al turismo sostenible como una de las actividades económicos-productivas más importantes para conservar y promover la RBM.

El titular del Inguat, Jorge Mario Chajón, expuso que la RBM cuenta con una combinación de recursos turísticos relacionados al patrimonio natural y cultural.

En ese sentido, consideró “importante evidenciar que la actividad turística -manejada de manera adecuada por las autoridades- es la mayor oportunidad de crecimiento económico dentro de la Reserva de la Biósfera Maya”.

El Inguat resaltó que “el turismo de bajo impacto” sería la mejor opción para generar ingresos económicos, destinados a sitios arqueológicos, áreas protegidas y comunidades concesionarias forestales que componen el área de la RBM.

La RBM fue creada hace 25 años, con el fin de resguardar el patrimonio natural y cultural de la región, donde se albergan más de 200 sitios arqueológicos de importancia para la humanidad, como Tikal, cuna de la civilización maya.

En la zona están contenidos 2.2 millones de hectáreas de bosque y el 13 por ciento de los espejos de agua dulce de Guatemala, según datos del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), responsable de la RBM.

La Biósfera Maya, situada en el norteño departamento de Petén, el mayor de Guatemala, fronterizo con México, es el bloque de bosque continuo más extenso de Mesoamérica y uno de los principales “pulmones” de América Latina.

La RBM es Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), y es parte de los sitios Patrimonio de la Convención Relativa a los Humedales (Ramsar).

Según el Conap, abarca más de 21 mil kilómetros cuadrados y forma el bloque de selva tropical más extenso al norte de la Amazonia y la mayor área protegida de Mesoamérica (un total de 2.2 millones de hectáreas).

El bosque más extenso de la región mesoamericana alberga unas dos mil 800 especies de plantas vasculares, 513 de aves, 62 de anfibios, 122 de mamíferos y 95 de reptiles, así como más de 200 sitios arqueológicos de relevancia mundial.

La RBM incluye a algunos de los principales destinos turísticos del país, como los parques nacionales Tikal –cuna de la civilización Maya- y El Mirador –con la pirámide más voluminosa de la antigüedad-.

La subdirectora del Inguat, Alisson Batres, destacó que las instituciones deben trabajar de forma coordinada “para obtener los instrumentos pertinentes que permitan el adecuado aprovechamiento de los recursos turísticos dentro de las áreas protegidas”.

Puntualizó que el Inguat, al solicitar una revisión del Plan Maestro de la RBM, propuso que “se integren más opciones que permitan y promuevan el desarrollo del turismo sostenible”.

NTX/I/PPR/MMMM/TURISMO15

También podría gustarte