Greenpeace pide detener Tratado Transatlántico de Comercio EUA-Europa

Madrid, 10 Jul (Notimex).- Seis escaladores de Greenpeace colgaron una pancarta en el conocido edificio Metrópolis del centro de Madrid con el mensaje “Sí podemos parar el TTIP”, en el marco de la visita del presidente estadunidense Barack Obama.

La organización no gubernamental señaló que esta pancarta, de 60 metros cuadrados, es el mensaje que le da a Obama, principal defensor en Estados Unidos del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre Europa y su país, más conocido como TTIP.

En el día previo al comienzo de la 14 ronda negociadora del TTIP, en la que se volverán a reunir las delegaciones negociadoras de la Unión Europea y Estados Unidos, Greenpeace pidió al líder estadunidense que detenga las negociaciones del TTIP.

El portavoz de Greenpeace España, Miguel Ángel Soto, señaló que “debemos y podemos parar el TTIP. Y debemos hacerlo porque estas negociaciones están hablando de cosas muy serias, que condicionan nuestro presente y sobre todo nuestro futuro”.

“Están negociando con nuestra capacidad de decidir, de legislar, de nuestro modo de vida, de la protección del medio ambiente o de nuestros derechos laborales”, apuntó.

Resaltó que “esta nueva generación de tratados ponen los intereses de las corporaciones por delante de los de la ciudadanía y el planeta. Y son de facto una transferencia de poder desde las instituciones democráticas hacia las grandes empresas”.

Greenpeace puntualizó que las negociaciones del TTIP están exacerbando la crisis de confianza del público en la política nacional y de la UE.

Así, en una Europa que ha cambiado drásticamente debido a la salida de Reino Unido de la Unión Europea y los documentos filtrados TTIP, continuar con las negociaciones sin ningún cambio no parece ser una opción, agregó.

Indicó que la decisión de la Comisión de continuar las conversaciones del TTIP a puerta cerrada es una afrenta a los ciudadanos de Europa y sólo agravaría la crisis de confianza entre los ciudadanos y los responsables de la Unión Europea (UE).

Soto aseveró que “a raíz de las filtraciones, la Comisaria (europea de Comercio, Cecilia) Malmström, ha tratado de tranquilizar a los ciudadanos con la promesa de una mayor transparencia y, al mismo tiempo, ha maniobrado para aumentar las restricciones y los controles para la consulta de los textos por parte de los europarlamentarios”.

Hizo hincapié en que “está claro que no quieren que sepamos que está ocurriendo”.

Según Greenpeace, un Eurobarómetro del Parlamento Europeo de junio de 2016 muestra que el 67 por ciento de los europeos quieren ver más implicación de la Unión Europea en la protección medioambiental.

Esto incluido en acuerdos como el TTIP y el CETA (el tratado de comercio entre la UE y Canadá), en los que se puede minar las protecciones al medioambiente, la salud y el trabajo.

Refirió que el pasado jueves, más de 65 organizaciones de la sociedad civil enviaron una carta al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, que la Comisión Europea no está cumpliendo con la Resolución 2015 del Parlamento Europeo sobre el TTIP.

En dicha carta, firmada por las organizaciones de consumidores, de medio ambiente, de agricultores y compañías de seguros de salud sin ánimo de lucro, se destacan los resultados de un informe que demuestra que la Comisión Europea ha cruzado varias líneas rojas peligrosas establecidas por el Parlamento Europeo.

El informe, elaborado por el Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL), ClientEarth y la Alianza de Salud y Medio Ambiente (HEAL), aclara que las propuestas sobre el TTIP de la CE pueden afectar a las leyes químicas y de pesticidas más protectoras de la UE.

Asimismo, pueden debilitar el sistema regulador de la UE y dejar de respetar la jurisdicción de los tribunales de los Estados miembros de la UE.

Soto resaltó que “este escándalo es una nueva prueba de que tanto la UE como Estados Unidos están socavando el principio de precaución, consagrado en el Tratado de la UE”.

Recordó que como la filtración de los documentos del TTIP demostró, este principio de precaución no se menciona en el capítulo sobre la cooperación legislativa, ni en ningún otro de los 12 capítulos filtrados.