Gobierno y FARC acuerdan plan piloto de sustitución de cultivos ilícit

Bogotá, 10 Jun (Notimex).- El gobierno colombiano y las guerrillas de las FARC, acordaron hoy “poner en marcha un esfuerzo conjunto de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito en el municipio de Briceño, en el departamento de Antioquia, al nor-occidente de este país andino.

La Casa de Nariño informó que los negociadores del gobierno y de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), acordaron en La Habana, “Poner en marcha un esfuerzo de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, como otra medida de desescalamiento y construcción de confianza”.

El programa se desarrollaran en las siguientes diez veredas o caseríos rurales, ubicadas en Briceño: Orejón, Pueblo Nuevo, La Calera, La América, El Pescado, La Mina, Buena Vista, Altos De Chiri, Roblal y Palmichal.

Acordaron “conformar “una instancia de coordinación conjunta que, dependiendo de la Mesa de Conversaciones de La Habana, definirá protocolos y marcos operativos para poner en marcha este esfuerzo”.

Gobierno y FARC, conformarán “en el territorio un grupo de acompañamiento a esta iniciativa de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito integrado con acompañamiento de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC).

Este grupo “contará con la participación activa de voceros de la comunidad. Contará además con el apoyo y acompañamiento de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO)”.

“Este esfuerzo conjunto de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito se integrará a los procesos participativos, proyectos y programas en desarrollo y será ejecutado en el territorio en el marco del plan piloto de desminado Se crearán los proyectos y programas que sean necesarios”, señaló el comunicado.

Las comunidades “participarán en la elaboración y ejecución de estos planes así como en los mecanismos de verificación. Este esfuerzo conjunto se pondrá en marcha sobre la base de la más amplia y directa participación de las comunidades que habitan las veredas”.

El acuerdo es un esfuerzo conjunto que “dará especial atención al problema de la tierra, la formalización de su tenencia y la preservación del medio ambiente en el marco de lo acordado en Punto 1 del Acuerdo General Reforma Rural Integral “.

También podría gustarte