Gobernador de NY ordena medida contra boicots a Israel

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a la derecha, señala hacia la multitud mientras participa en el desfile anual Celebremos a Israel efectuado por la Quinta Avenida de la ciudad de Nueva York, el domingo 5 de junio de 2016. (AP Fot NUEVA YORK (AP) — El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, emitió el domingo la primera orden ejecutiva en el país que obliga a entidades estatales a cancelar la financiación pública a instituciones implicadas en boicots contra Israel.

Un prominente abogado en derecho constitucional describió la medida como “Macartismo del siglo XXI”.

El gobernador demócrata pretende que las agencias estatales retiren cualquier recurso público a toda compañía o individuo vinculado al movimiento conocido como Boicot, Desinversiones y Sanciones.

El BDS fue fundado en 2005 para protestar contra las acciones de Israel hacia los palestinos aplicándole boicots a productos y compañías israelíes.

Cuomo afirma que Nueva York boicoteará a todos los que boicotean a Israel.

“Esta orden envía el mensaje de que este estado hará todo a su alcance para poner fin a esta campaña de odio e intolerancia”, declaró el gobernador. “Nueva York e Israel comparten un vínculo inquebrantable y rezo para que los pueblos israelí y palestino encuentren la manera de vivir uno al lado del otro y hallen paz, prosperidad y seguridad”.

Cuomo firmó la orden en el Club Harvard de Manhattan antes de que participara en el desfile anual Celebremos a Israel.

De acuerdo con la medida que dispuso el gobernador, las autoridades estatales deben compilar una lista de empresas y grupos implicados en cualquier “boicot, desinversiones o sanciones dirigidas contra Israel, directamente o mediante una matriz o filial”.

La lista será compilada mediante el aprovechamiento de “información creíble y disponible al público”, según la orden, y quienes sean colocados en ella podrán apelar.

Baher Azmy, director jurídico del Centro de Derechos Constitucionales, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York, dijo que Cuomo se brincó a la legislatura estatal y lo que Azmy describió como “la posibilidad de un debate de buena fe sobre la tradición estadounidense de organizar boicots en apoyo a la justicia social”.

Además, la medida dispuesta por Cuomo viola la Primera Enmienda constitucional que protege la libertad de expresión, dijo Azmy, quien describió la orden como “Macartismo del siglo XXI”.

“La medida de Cuomo tiene las características más horribles del Macartismo: identificar a organizaciones cuyo discurso nos disguste y ‘pongámoslas en una lista negra”’, declaró Azmy. “Esta es una estrategia bien orquestada, financiada y organizada para castigar en forma desproporcionada a activistas en Estados Unidos. Realmente horrible”.

Por su parte, la organización judía United Jewish Appeal en Nueva York elogió a Cuomo por ser el primer gobernador que emite una orden ejecutiva en oposición al movimiento BDS.

También podría gustarte