Gimnasta Simone Biles sólo disfruta lo que hace y eso la tiene feliz

Lorenzo Rodríguez Blancas. Enviado

Río de Janeiro, 14 Ago (Notimex).- Su rostro contagia y su mirada penetra, la estadounidense Simone Biles, de 19 años de edad, se ha convertido en la sensación de la gimnasia artística de los Juegos Olímpicos de Río 2016, en donde, hasta el momento ha ganado su tercer título y va por más.

“Me siento feliz”, fue lo primero que esbozó la estadounidense que ha causado furor en los Juegos Olímpicos, por su manera de ejecutar sus aparatos y también porque es considerada como la mejor del mundo.

Mencionó que la prueba de salto es como una ruleta, porque como puede salir bien el primero como el segundo, “casi siempre no salen bien los dos, por eso tengo que concentrarme”.

Biles, quien tuvo que ser separada de su madre involucrada en las drogas y adoptada por sus abuelos, conquistó este domingo su tercera medalla de oro y lo hizo con elegancia.

“Sólo hago lo que quiero, me siento feliz por estar aquí. Esta medalla se suma a las que he conseguido en los Mundiales (plata y bronce) y me siento infinitamente contenta”, destacó.

Para la nacida en Columbus, Ohio, en esto de la gimnasia no hay secretos y mencionó que sólo está el trabajo de todos los días, “lo que a mí me ha resultado es que me gusta lo que hago”.

Sin embargo, dijo que a pesar del oro, su salto no fue como lo esperaba, tuvo un pequeño “desliz” en el segundo y aunque se concentró, ignora por qué se desvió.

“Eso me tiene un poco molesta, pero no por el oro, ahora a lo que viene, porque me gusta”, enfatizó.

A la mayoría de las gimnastas que toman parte en este concurso olímpico muestran un rostro serio, pero Biles no, siempre dibuja una sonrisa a su paso por los aparatos y, sobre todo, cuando termina sus actuaciones, siempre está dispuesta a charlar, breve, pero se detiene al escuchar su nombre.

También podría gustarte