Geólogos de Baja California Sur elaboran mapas de riesgo por sismos

La Paz, 22 Sep (Notimex).- Un proyecto para realizar mapas detallados de riesgo geológico en esta ciudad, con el fin de desarrollar cartografía para ubicar zonas de riesgo en caso de un sismo, es desarrollado por el geólogo Ernesto Ramos Velázquez, apoyado por un grupo de estudiantes.

Indicó, en un comunicado, que se utilizan nuevas herramientas tecnológicas, como drones, para realizar análisis exactos que ayuden a localizar fallas geológicas con precisión, mediante las ventajas que brinda la fotografía aérea.

El investigador del Departamento Académico de Ciencias de la Tierra de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) señaló que existen tres sistemas principales que generan sismicidad al sur del estado.

El primero se ubica en El Carrizal, que corta la península desde el golfo hasta el océano Pacífico y va desde las cercanías de San Juan de la Costa, hasta la plataforma continental, al sur de Todos Santos.

El segundo sistema es una falla que inicia cerca de Los Barriles y finaliza en la zona hotelera de San José del Cabo, mientras que el tercer caso atraviesa la región de San Juan de los Planes hasta El Triunfo.

El profesor-investigador dijo que en el norte de la entidad las fallas se concentran en el golfo de California, lugar donde en los últimos días se ha registrado una acentuación en la actividad y ha provocado un incremento sísmico, por ejemplo en Santa Rosalía.

La mayor parte de los sismos registrados en el área presentan una intensidad promedio de 2.5 en la escala de Richter, aseguró el especialista, magnitud difícil de percibir para los seres humanos y que sólo los equipos especializados pueden registrar.

Actualmente, en el estado existen tres sistemas de medición que monitorean la actividad sísmica. Uno está a cargo del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, el segundo bajo el manejo del Servicio Sismológico Nacional y el tercero a cargo del Servicio Sismológico de Estados Unidos, los cuales se encuentran interconectados en una red sísmica mundial.

Estos equipos se encargan de registrar los movimientos del terreno y están diseñados para omitir las vibraciones provocadas por los vehículos o las personas al caminar.

Cuando se presenta algún fenómeno sísmico, los sistemas de medición registran la hora de inicio y la duración del sismo y con esos datos, los sismólogos pueden calcular la intensidad y la magnitud del temblor, señaló el catedrático de la UABCS.

Reiteró que a pesar del avance tecnológico, aún no existe ningún equipo en el mundo que pueda predecir cuándo tendrá lugar un sismo. Japón, por ejemplo, es uno de los países que más ha intentado desarrollar esta tecnología sin éxito, debido a que se encuentra en una zona de riesgo.

La península de Baja California se estima que cada año se desplaza unos 4.5 centímetros al noroeste, lo cual genera que los dos grandes bloques divisorios que hay en el golfo de California, el macizo continental mexicano y el macizo peninsular, se separen y generen más fracturas, expuso.

También podría gustarte