Biografía de Gabriela Mistral

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral (Foto: Especial)

Gabriela Mistral, pseudónimo que uso Lucila Godoy Alcayaga, fue firme defensora de los derechos de los niños y de la importancia de la educación, escribió poesía sobre la infancia, el amor maternal y la naturaleza. Pero también creó textos de una pasión ferviente e incluso de erotismo entre mujeres.

Nació en Vicuña, Chile, el 7 de abril de 1889, es considerada como una de las principales referentes de la poesía femenina universal y la primera escritora latinoamericana en recibir el Premio Nobel de Literatura en 1945.

La Biblioteca Nacional de Chile señala que Mistral fue maestra popular desde los 15 años que su vocación fue reconocida por el filósofo mexicano José Vasconcelos al invitarla a participar en el proyecto de reforma educativa.

Mistral llegó a México en 1922, mismo año en el que publicó “Desolación” obra que la posicionó como una de las mayores promesas de la literatura hispanoamericana.

El Centro Virtual Cervantes apunta que las experiencias de amor y muerte marcaron su existencia con la angustia y el dolor que refleja posteriormente en “Sonetos de la muerte”, compuesto después del trágico episodio de suicido de su novio Romelio Ureta Carvajal, a los 20 años.

La poesía de Gabriela Mistral se distingue de las vanguardias modernistas porque no intentaba captar la belleza de las cosas, su obra pretendió aprehender en sí misma la esencia de la vida.

Para ella, la escritura era el exorcismo de los dolores y las amarguras de los amores frustrados y la maternidad no lograda, sentimientos reflejados en versos de profunda sensibilidad y ternura que dedicó a los niños que defendió, educó y amó como una madre.

También tuvo una activa labor diplomática e intelectual que la hizo viajar por Estados Unidos y Europa dictando conferencias y ocupando cargos de representación pública.

Su estancia en el extranjero afianzó con nostalgia los lazos que le unían a su nación de origen a la que dedicó nutridos pasajes naturalistas que reflejaban la esencia e identidad de los pueblos en América Latina.

Con “Tala” (1938), considerada una de sus obras más importantes, Gabriela Mistral inauguró una línea de expresión neorrealista que afirma valores del indigenismo, del americanismo y de las materias y esencias fundamentales del mundo.

En Chile apareció la colección de poemas “Lagar” (1954), la última que publicó en vida y que sirvió de antesala para el gran “Poema de Chile” que apareció de manera póstuma en 1967.

La poeta falleció en Nueva York, el 10 de enero de 1957 dejando tras de sí un valioso legado literario fundado sobre la importancia de la educación, la defensa de los derechos de los niños, la experiencia infantil y la vívida imagen naturalista.