Francisco Toledo inspira a nuevas generaciones de artistas

México, 16 Jul (Notimex).- En Oaxaca hay un antes y un después gracias al artista plástico Francisco Toledo (1940), quien es la influencia más grande para las nuevas generaciones de artistas y para el desarrollo de las artes en el estado, aseguraron sus colegas Sabino Guisu y Demián Flores.

Este domingo, el maestro Toledo, creador Emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fonca, cumplirá 76 años de vida, y Sabino Guisu no oculta su admiración por el pintor, escultor, activista, luchador social, ambientalista, promotor cultural y filántropo oaxaqueño.

En Juchitán, Guisu tomó talleres de pintura y modelado en plastilina en la Casa de la Cultura fundada por Francisco Toledo. A finales de 2005 se trasladó a la ciudad de Oaxaca donde consiguió empleo en la Biblioteca de Artes del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), también fundado por el artista plástico.

“Trabajé en la biblioteca del IAGO casi cuatro años y aunque estudiaba arte no tenía ideas muy claras, tuve paciencia y al mismo tiempo laboraba en áreas de gráfica, pintura y arte, ese lugar fue el abono de un campo para germinar ideas”, expresó el artista.

En declaraciones difundidas por la Secretaría de Cultura federal, Sabino Guisu reconoció que busca seguir el ejemplo de Francisco Toledo, a quien define como poseedor de una capacidad impresionante.

“Es una persona que le das cualquier tipo de material o instrumento y crea una obra de arte. Para mí eso es ser un artista de verdad, tener esa capacidad creativa, tanto mental como con las manos, además de tener una nobleza de corazón y de espíritu”, manifestó.

Lo describió como un ser amable, muy curioso y creativo que ha dado mucho a Oaxaca, a nivel cultural y ha apoyado numerosas causas enfocadas a la promoción y conservación del patrimonio artístico mexicano.

El joven, quien ha expuesto en la Miami River Art Fair, la Galería Latin American Masters y la Galería Jesús Villafán, evocó su primer encuentro con Francisco Toledo cuando era niño y le regaló un libro de sus dibujos.

Desde el pasado 8 de julio, Sabino Guisu exhibe al lado de Francisco Toledo obras hechas con fieltro en la exposición “Afelpados”, en la Bodega de la Galería Quetzalli, en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca.

En su oportunidad, el artista plástico Demián Flores sostuvo que La Curtiduría, espacio en la ciudad de Oaxaca fundado en 2006, “es un espacio creado con el aliento y las enseñanzas del maestro Toledo, es la continuidad de sus proyectos que intenta crear lazos entre el arte y la sociedad”.

Se trata de un lugar que opera en el viejo barrio de Jalatlaco desde una antigua curtiduría de 500 metros cuadrados con un departamento para artistas y docentes, taller de gráfica, salón-estudios y espacio abierto que se adapta orgánicamente a cada una de las propuestas generadas in situ.

Ganador del Mex-I Am Foundation/Vermont Studio Center en 1999, Demián Flores recordó los cientos de grabados que el maestro le dejaba sobre la mesa del IAGO cuando era estudiante de arte, lo que le permitió tener en sus manos obras de Ensor, Posada, Asger Jorn, Alechinski, Tamayo y Leopoldo Méndez.

“Creo que el arte puede cambiar a los individuos y esto lo digo en primera persona, porque si no es por la Casa de la Cultura que Toledo fundó en Juchitán en 1972 – que alimentó mi imaginario y mi pensamiento crítico– y el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca- mi destino sería otro”, concluyó.

También podría gustarte