Francisco abre un año santo para “sentirse perdonados”

Ciudad del Vaticano, 8 Dic (Notimex).- El Papa inauguró hoy el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, un “año santo” que –debe hacer sentir a todos que la misericordia de Dios es más grande que su juicio y su dureza”.

“Cuánta ofensa se le hace a Dios y a su gracia cuando se afirma sobre todo que los pecados son castigados por su juicio, en vez de anteponer que son perdonados por su misericordia. Sí, es precisamente así”, precisó Francisco.

En el sermón de la misa que celebró ante miles de personas en la Plaza de San Pedro, insistió en pedir a los católicos que antepongan la misericordia al juicio y recuerden que atravesar la “puerta santa” debe hacer a todos sentirse especialmente perdonados.

“Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo”, añadió.

Sostuvo que la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia de Dios, que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Por eso el Jubileo debe ser un año “para crecer en la convicción de la misericordia”.

El líder católico se refirió así al gesto que cumplió poco después de la misa, la apertura de un portón de la Basílica de San Pedro que normalmente se encuentra cerrado y amurado.

Cada Jubileo el portón se abre para que los fieles pasen a través de él y obtengan con ese gesto especiales gracias espirituales.

Asimismo recordó la fiesta litúrgica de este ocho de diciembre, la Inmaculada Concepción, la cual –señaló- expresa la grandeza del amor Dios ante “la tentación de la desobediencia, que se expresa en el deseo de organizar nuestra vida independientemente de la voluntad de Dios”.

Pidió retomar el espíritu del Concilio Vaticano II, con el cual la Iglesia se abrió hacia el mundo y estableció que la Iglesia debe salir al encuentro de los hombres de su tiempo superando los escollos que durante muchos años la habían recluido en sí misma.