EUA denuncia efecto negativo por leyes que castigan blasfemia

Washington, 10 Ago (Notimex).- La persistencia y aplicación de leyes que castigan la blasfemia y apostasía tienen un terrible efecto sobre la libertad religiosa a través del mundo y en algunos casos son aplicadas para acallar o intimidar la disidencia política, indicó un reporte.

El Reporte Internacional de Libertades Religiosas 2015 presentado este miércoles por el Departamento de Estado de Estados Unidos expuso que la existencia de tales leyes representan un serio conflicto y socava derechos humanos reconocidos universalmente, en detrimento del 74 por ciento de la población del mundo.

Reveló que mientras el 76 por ciento de los países del mundo ofrecen las condiciones básicas para que la población practique de manera libre sus creencias religiosas, el restante 24 por ciento presentan serias restricciones generadas por políticas del gobierno o actos hostiles de organizaciones o grupos sociales.

El embajador David Sperstein, titular de la oficina de Libertad Religiosa Internacional del Departamento de Estado, indicó que el efecto de estas restricciones en tales naciones resulta significativo porque “estos son los países donde vive el 74 por ciento de la población del mundo”.

El reporte concluyó que en países donde las minorías religiosas han contribuido por mucho tiempo a sus sociedades, persiste una violenta agitación, algunas de proporciones históricas, que los amenaza con expulsarlos de sus tierras natales solo por sus identidades religiosas o étnicas.

De todas las formas de restricciones sobre libertad religiosa contenidas en el reporte, Sperstein destacó este año “el escalofriante y algunas veces mortal efecto de leyes de blasfemia y apostasía”, en muchos lugares del mundo, así como leyes que pretenden proteger sentimientos religiosos de difamación.

En rueda de prensa indicó que casi una cuarta parte de los países del mundo tienen leyes contra la blasfemia, y más de uno entre cada diez, mantienen leyes o políticas que penalizan la apostasía, y su aplicación no siempre se ha confinado al ámbito religioso.

“La existencia de estas leyes ha sido usada por gobiernos en muchos casos para intimidar, reprimir minorías religiosas, y además los gobiernos con frecuencia han fallado en tomar los pasos apropiados prevenir actos de violencia por acusaciones de blasfemia y apostasía”, dijo.

El reporte se refirió a instancias de severas restricciones religiosas, en ocasiones mediante el uso de la violencia en más de una docena de países, entre ellos Siria, Nigeria, Irán, Arabia Saudita, China, Ucrania y Rusia entre otros.

Destacó algunos avances en otras naciones como Vietnam, Islandia, Kenia y Canadá.

El subsecretario de Estado, Antony Blinden, señaló que la situación de las libertades religiosas se han visto impactadas por la actuación de actores no estatales como los grupos extremistas Al-Qaeda y Al-Shabaz y Estado Islámico, al que Estados Unidos acusó de cometer genocidio.

Blinden dijo que el reporte no pretende ser un instrumento para dar cátedra en la materia, pero una vía para informar “para persuadir y al final, para cambiar”.

También podría gustarte