Estudiantes desarrollan exoesqueleto para labores de rescate

México, 29 Jun (Notimex).- Con el fin de salvar vidas más fácil y rápido, estudiantes de los centros de Estudios Tecnológicos, Industrial y de Servicios (CETIS) y de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS), ambos número 100, crearon un prototipo de esqueleto externo que aumenta la fuerza y resistencia del portador.

Mayrim López y Omar Becerra Hernández, del CETIS 100 y del CBTIS 100, respectivamente, comentaron que desde hace dos años trabajan en el proyecto ExoHércules, en el que combinan principios básicos de la física, química, hardware y software, para reducir el índice de bomberos y rescatistas lesionados.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Becerra Hernández dijo que la estructura cuenta con una grúa al frente, que carga la herramienta conocida como “quijadas de la vida”.

Ello, indicó, para evitar que el operador se lesione, además de que limita la estrategia de utilizar relevos para el manejo de las quijadas, ya que con esto se pierden minutos vitales; en cambio, con ExoHércules una sola persona trabaja en esta actividad.

El alumno de electrónica sostuvo que el dispositivo cuenta con unos brazos que levantan 40 kilos cada uno, adicionales a la fuerza del brigadista, y un sistema de sensores de temperatura ambiental, para detectar fuentes de calor y fuego, así como sensores de gases para evitar intoxicaciones.

Agregó que el exoesqueleto puede ser usado para levantar escombros en derrumbes o en accidentes automovilísticos.

El estudiante manifestó que el sistema de sensores de detección tiene otra función que denominaron “Hombre caído”, que consiste en reconocer y ubicar a alguno de los miembros del cuerpo de rescate, si este ha sufrido algún accidente y cae inconsciente.

“Cuando a espaldas de una persona que está trabajando, otra cae, porque tuvo un accidente o está inconsciente durante la labor de rescate, un sensor conectado en circuito con los demás brigadistas emite una señal de alerta, color rojo y se activa un GPS que rastrea la fuente de esa señal y dirige a los demás hacia su compañero afectado”, y cuando se encuentra a la persona, se enciende una luz en color azul, sostuvo.

A su vez, Mayrim López, alumna de programación, expresó que el sistema de sensores usa una interfaz de voz que hace que el usuario se comunique con la estructura mediante comandos como encender luces, detectar gases, medir temperatura y otros de geo posicionamiento.

La medición de gases también se hizo a partir de modelación por computadora, de las reacciones de los químicos más comunes en situaciones de riesgo, aunque el prototipo está susceptible a mejoras, apuntó.

Aclaró que la estructura pesa 18 kilogramos, más el peso de la herramienta que se le coloque, y utiliza velcros para ajustarlos a la complexión del usuario.

“Para la programación de cada sensor se utilizó un software y hardware Arduino, los comandos fueron activados con el lenguaje de programación C++ y se utilizó un sistema de reconocimiento de voz”, reveló.

Ambos estudiantes precisaron que este diseño ha sido presentado ante autoridades municipales y estatales en Nayarit, para que pueda ser adoptado entre los cuerpos de bomberos y protección civil, aunque el prototipo deberá ser mejorado para que se pueda flexionar y se consigan mejores motores.

En el mundo, solo existe un exoesqueleto similar al suyo, con fines de rescate con un valor de 55 mil dólares, mientras que otras estructuras se usan principalmente con fines de rehabilitación física, puntualizaron.

Este prototipo participará en la Muestra Internacional de Ciencia y Tecnología Mostratec 2016, que se realizará en Nuevo Hamburgo, Brasil, los días 26 y 27 de octubre.

También podría gustarte