Estados Unidos brilla en gimnasia de Río 2016 con Biles y Leyva

Por Lorenzo Rodríguez Blancas. Enviado.

Río de Janeiro, 16 Ago (Notimex).- Estados Unidos tuvo en Simone Biles y Danell Leyva a sus estrellas esta tarde en el cierre de la gimnasia artística de los Juegos Olímpicos Río 2016, ya que la primera logró su cuarta medalla de oro en una misma justa y el segundo acumuló dos de plata.

Fue una tarde fenomenal para ambos competidores, ya que la Arena Olímpica de Río vibró como nunca lo había hecho y no dudó en ponerse a los pies de Biles, quien, a sus 19 años de edad, ha hecho historia en este deporte.

“Me voy feliz de este torneo, no me quedé con nada, solo me faltó en la viga para irme con cinco presas”, externó la estadunidense.

En los ejercicios de piso, Biles simplemente cautivó, impuso su figura en cada movimiento e hizo que la Arena se entregara. En su rutina obtuvo 15.966 puntos para el oro, seguida de su compatriota Alexandra Raisman con 15.500 y de la británica Amy Tinker con 14.933.

“Las cuatro medallas representan mucho para mí, cada una con su valor que tiene y una de ellas es gracias a todas mis compañeras”, afirmó la competidora, quien en días pasados conquistó el oro en el all around, tanto por equipos como individual, y el salto de caballo, en tanto en la viga de equilibrio se tuvo que conformar con el bronce.

Mientras Danell Leyva se colgó dos medallas de plata, en la barra horizontal y en las barras paralelas. El estadounidense, quien ha competido en México, protagonizó una lucha sin cuartel por el oro en ambos aparatos.

Leyva fue plata en la horizontal con 15.500, en tanto el oro fue para el alemán Fabian Hambuechen con 15.766 y el bronce para el británico Nile Wilson con 15.466.

En las barras paralelas, Leyva sumó 15.900 para su segunda plata y el ganador fue el ucraniano Oleg Verniaiev, con 16.041, y el bronce fue para el ruso David Belyavskiy, con 15.783.

“Es un sueño hecho realidad, jamás imaginé obtener dos medallas el mismo día”, afirmó Leyva.

Indicó que para estar en el escenario olímpico se tiene que creer en el trabajo realizado y “yo me la creí. Lo que hice fue lo más cercano a la perfección”.

Sonriente como muy pocas veces, el estadounidense sostuvo que en cada aparato solo disfrutó el momento para hacer que los jueces vieran su trabajo y al estar en un buen día las cosas debían salir como esperaba.

Asimismo, reconoció que el ucraniano tuvo una buena rutina para quedarse con el oro, “es un tipo fenomenal, se ganó la medalla porque lo merecía”.

También podría gustarte