Estados Islámico y Talibán se disputan ataque al hospital de Quetta

Islamabad, 8 Ago (Notimex).- El grupo extremista Estado Islámico (EI) en Pakistán y el Talibán paquistaní se disputan la responsabilidad del atentado de hoy contra el Hospital Civil de la suroccicental ciudad paquistaní de Quetta, que dejó 70 muertos y más de 108 heridos.

La célula del Estado Islámico en la región de Khorasan, que se extiende en amplias zona de la frontera entre Pakistán y Afganistán, aseguró que la explosión que golpeó las instalaciones del servicio de urgencias del Hospital de Quetta fue obra de una de sus militantes.

De acuerdo con el más reciente balance oficial, al menos 70 personas murieron y 108 resultaron heridas, cuando un atacante suicida se inmoló esta mañana en medio de multitud congregada en el hospital para recibir el cuerpo del abogado Jahanzeb Alvi, muerto a tiros el pasado día 3.

En una llamada telefónica a varios medios locales, el portavoz del autodenominado grupo “EI Khorasan” afirmó que el atentado fue el primero de “muchos más ataques similares que habrá en todo Pakistán”, según reporte de la edición electrónica del diario The News Tribe.

La organización extremista, que se formó a principios de 2015, destacó que los futuros ataques serán desde Khorasan hacia todo el país, aunque también contra otros objetivos de Pakistán fuera del país como el ataque contra el Consulado en la ciudad afgana de Jalalabad de enero.

Casi de manera simultánea, una facción del grupo Tehreek-e-Taliban Pakistán (TTP) también reivindicó la autoría del atentados explosivo y el ataque armado posterior de esta mañana contra el Hospital Civil de Quetta,

En un correo electrónico enviados a periodistas internacionales y medios informativos locales, el portavoz del grupo Jamaatul Aharar, ala del Talibán Paquistaní en Quetta, aseguró que su facción es “responsable” del atentado al Hospital Civil.

El militante también prometió más ataques y afirmó que las bombas no cesarán “hasta la imposición de un sistema islámico en Pakistán”.

El ataque explosivo fue condenado de inmediato por el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, quien expresó su “profunda pena y angustia por la pérdida de preciosas vidas humanas” y prometió dar con los responsables.

La televisión local mostró imágenes de gente aterrorizada huyendo a través de pasillos de hospital, pasando sobre cuerpos sin vida esparcidos en el suelo, muchos de ellos abogados, miembros de la Asociación de Abogados de Baluchistán, cuya capital es Quetta.

La Policía local reveló que el atentado fue perpetrado con al menos ocho kilogramos de material explosivo y bolas de acero para causar el mayor número de víctimas posible, lo que confirma que el ataque suicida fue planeado.

La provincia de Baluchistán ha sido escenario de actos de violencia durante décadas por los islamistas militantes, grupos sectarios y otras organizaciones, aunque esta es la primera vez que el ala del EI en la región de Khorasan se atribuye un ataque.

El Estado Islámico (EI) surgió en 2013 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza su líder al Abu Bakr al Baghdadi, quien se cree ha muerto.

En tanto, el grupoTehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), Movimiento Talibán de Pakistán, en lengua urdu, es una organización terrorista asociada al Talibán que proclama el extremismo religioso islámico en Afganistán, fue formado en 2007 y se agrupa la región paquistaní de Waziristán