Especialistas destacan eficacia de aprendizaje colaborativo

0

México, 7 Oct (Notimex).- La enseñanza que se apoya sobre el aprendizaje colaborativo es más efectiva que la tradicional, pues crea e integra actividades que favorecen la interacción y la cooperación entre los alumnos, a pesar de la distancia y el aislamiento, plantearon los académicos Michel Picquart e Izayana Carrasco Morales.

En la ponencia ¿En una universidad cambiante, no tendría que cambiar el docente?, los especialistas de los Departamentos de Física en la Unidad Iztapalapa y de Atención a la Salud en la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), respectivamente, consideraron que es un deber de las casas de estudios concebir modelos de formación de acuerdo a nuevas contingencias y realidades.

En la mesa de discusión Formación docente y virtual/Tecnologías para apoyar a la educación virtual y a distancia, de la Tercera Semana de Educación Virtual, resaltaron que apostar por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha permitido cambiar el funcionamiento de las instituciones educativas y el acercamiento al conocimiento.

El desarrollo de dichas tecnologías permitió extender las acciones de las instituciones, establecer ramificaciones, construir redes y fomentar colaboraciones, siendo este modelo de docencia reconocido como un medio eficaz que transforma las respuestas de aprendizaje.

“Saber a domicilio, formación a distancia y sobre todo enseñanza virtual son considerados como una vía ineludible. La formación a distancia, fuertemente desdeñada por los universitarios, se vuelve el lugar de investigación y desarrollo de nuevos acercamientos pedagógicos”, enfatizaron.

Por lo tanto, añadieron los académicos de la UAM, la formación inicial y continua es primordial para proporcionar a los docentes las herramientas que les permitan adquirir un dominio metodológico y técnico.

De acuerdo con los especialistas, los profesores deben ser actores, promotores y mediadores ante los alumnos, pues los nuevos ambientes de enseñanza-aprendizaje demandarán nuevas responsabilidades y exigencias, competencias y actitudes.

“Ante las nuevas realidades los docentes deberán ser capaces de acomodarse a constantes cambios, la mayoría con gran impacto a nivel personal como laboral”, expusieron.

El rol de los mentores se transforma del papel del que enseña y transmite, al del maestro que facilita el aprendizaje, por lo que las nuevas tecnologías de aprendizaje exigen un conjunto de competencias y habilidades.

En su planteamiento, resaltaron que no se trata sólo de un uso meramente instrumental de las TIC, sino de cambiar las formas de organización de la enseñanza, desde la matriculación y el seguimiento de los estudiantes, la preparación y presentación de materiales, la tutoría permanente, el concepto de horario y de tareas, entre otras.

En su estudio analizaron y compararon los sistemas educativos de las unidades Iztapalapa y Xochimilco, en cuanto eficiencia terminal y promedio de trimestres cursados para concluir la licenciatura, entre otras variables.

Concluyeron que Xochimilco presenta mejores resultados por su sistema modular que incita a la participación activa de los alumnos en el proceso de enseñanza-aprendizaje, donde no se memoriza y sí se cuestiona y razona todo el tiempo.

También podría gustarte