España en la incógnita sobre pactos poselectorales entre partidos

Madrid, 14 Jun (Notimex).- España se mantiene en la incógnita sobre los pactos poselectorales entre los principales candidatos a la Presidencia del gobierno para los comicios del 26 de junio, en el que se anticipa que ninguno tendrá mayoría para gobernar.

El presidente en funciones y candidato del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy; el socialista Pedro Sánchez; el de la coalición izquierdista Unidos Podemos, Pablo Iglesias, y de la centroderechista Ciudadanos, Albert Rivera, debatieron este lunes por única vez.

La cita, en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, tuvo momentos álgidos con interrupciones, reproches, subidas de tono, risas sarcásticas y alusiones, habituales entre los cuatro principales líderes políticos en este país.

Con actitud defensiva, Rajoy se aferró a su gestión económica y política en los últimos cuatro años.

El debate arrancó con posiciones similares entre Sánchez, Rivera e Iglesias sobre la necesidad de que no se repitan por tercera vez las elecciones, y de trabajar por los pactos poselectorales.

Rajoy reviró que si su partido, como ocurrió en las elecciones de diciembre, volviera a ser el más votado, sólo debían dejarlo gobernar en tal condición.

En el bloque inicial, sobre economía y empleo, los aspirantes opositores cuestionaron las reformas económicas de Rajoy, sus resultados y la situación de desigualdad, mientras que el mandatario presentó datos sobre la creación de puestos de trabajo.

“Hay que perseverar, hay que seguir”, recalcó Rajoy, al reiterar que su objetivo de que dos millones más de españoles consigan empleo en los próximos cuatro años.

La otra línea de “fuego dirigido” la marcó Sánchez contra Iglesias, al insistir en que muchas de las propuestas para resolver problemas del país no se pudieron concretar, porque el líder de Podemos votó contra su investidura presidencial en marzo pasado.

“Le daría la mano a Iglesias si se la suelta a Rajoy; los dos coinciden en estar en contra de PSOE”, recalcó el dirigente socialista.

“El adversario no soy yo, Pedro; es Rajoy. En las elecciones no habrá mayoría absoluta para nadie, y después del 26 de junio tendrás que elegir entre un gobierno del PP o uno progresista con nosotros, espero sea esto segundo”, respondió Iglesias.

Uno de los momentos más tensos del debate se produjo entre Rivera y Rajoy, cuando el primero citó casos de corrupción del PP, y el mandatario exigió que demuestre sus acusaciones.

Rivera también sacó de su casillas a Iglesias, cuando al hablar de financiamiento de los partidos políticos, el abanderado de Ciudadanos afirmó que Podemos no pedía dinero a los bancos, porque lo recibe del gobierno de Venezuela.

“El Tribunal Supremo ha archivado hasta cinco veces esa causa (de presunto financiamiento venezolano a Podemos); entiendo la desesperación y los nervios ante un resultado suyo adverso”, respondió categóricamente Iglesias.

Al contrario de lo esperado, el tema de Venezuela, recurrente en la actualidad española, no fue tocado en el debate, ni siquiera en el bloque dedicado a la política exterior, que se centró en el atentado en Orlando, Florida.

Los candidatos expresaron su condena a la violencia, y expusieron sus propuestas contra el terrorismo yihadista.

Sobre América Latina, Rajoy recordó que tras la exención de visados en la Unión Europea a colombianos y peruanos, sigue la negociación con Ecuador, mientras Rivera se pronunció porque España se acerque más a los latinoamericanos, comenzando con los que ya viven en el país.

El debate cerró con los posicionamientos sobre pactos poselectorales, sin que el PSOE aclarara si apoyaría al PP o a Podemos, mientras que Rajoy repitió que él pacta “con los españoles”, sin dar una respuesta firme a Ciudadanos.

“Los españoles no quieren ambigüedades, quieren una respuesta concreta, y esto es: u otro gobierno del PP, o uno de Podemos con el PSOE”, sostuvo Iglesias.

Las elecciones del 26 de junio serán las segundas tras las del 20 de diciembre, que no dieron mayoría absoluta para gobernar a ningún partido, y que por el bloqueo ideológico y las diferencias culminaron sin acuerdos poselectorales para la formación de gobierno.

En esa jornada se elegirán 350 diputados y 208 senadores, que serán los electores del presidente de gobierno, el cual debe recibir el apoyo de al menos 176 votos en el Congreso de los Diputados.

Los sondeos difundidos hasta ahora tampoco arrojan una mayoría absoluta para que algún partido forme gobierno por sí solo, por lo que será el periodo poselectoral el que defina una solución posible.

También podría gustarte