Escuela de Artesanías del INBA organiza muestra “Crónicas del fuego”

México, 1 Jun (Notimex).- Cilindros, objetos tridimensionales, piezas de ensamble, trabajo de torno, vajillas y murales¸ son algunas de los elementos que se verán en la muestra anual del taller de cerámica de la Escuela de Artesanías, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

La exposición titulada “Crónicas del fuego” será inaugurada el próximo 3 de junio en la Galería Principal de la Escuela de Artesanías y estará abierta al público hasta el 16 de junio.

En declaraciones difundidas por el INBA, la coordinadora del taller de cerámica, Patricia del Río, mencionó que el propósito del curso es que el estudiante desarrolle objetos.

Agregó que en cada pieza “se ve reflejado su trabajo, y a través de los tres años de la carrera se observa cómo van avanzando y, muchas veces, cambiando sus puntos de vista según su preparación”.

Del Río explicó una de las técnicas impartida en el taller como es la de rollo, la cual consiste en que los alumnos creen un cilindro “sin defectos en su superficie exterior e interior”.

Asimismo, aprenden a hacer placas con decoración, textura o volumen, las cuales pueden ser utilizadas en cajas, escultura, murales y mosaicos.

En el curso se imparten métodos como el de alfarería mexicana, orientales como el raku-yaki e inglesas, y aprenden cómo decorar con engobes, bruñidos, bajo barniz y esmaltado. Los alumnos también hacen prácticas en los tornos de rodal y eléctrico, y elaboran herramientas propias.

Además, se conocen la propiedades físicas y químicas, el comportamiento de los materiales, procesos y metodologías para hacer investigación experimental, tanto en cuerpos como en esmaltes cerámicos.

Asimismo se dan clases de dibujo, material metodológico, así como la parte conceptual y administrativa; al finalizar, los estudiantes deben demostrar las técnicas aprendidas al realizar una vajilla.

Quienes egresan de la escuela se convierten en empresarios, otros trabajan con escultores o se transforman en uno, también hay quienes ejercen su actividad en Europa y Canadá así como los que continúan especializándose.

Patricia del Río mencionó que los alumnos “cuentan con los elementos suficientes para generar sus propias áreas de trabajo. Esa es una de las bondades de los talleres: les facilitan a los estudiantes convertirse en sus autoempleadores”.

También podría gustarte