En Tabasco buscan evitar saturación de una sola universidad

Villahermosa, 2 Ago (Notimex).- La Secretaría de Educación estatal (SE) señaló que las instituciones públicas de nivel superior en los municipios requieren ser fortalecidas para evitar la limitación de carreras en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), que absorbe hoy al 62 por ciento de la matrícula estatal.

El subsecretario de Educación Media Superior y Superior de la dependencia, Emilio de Ygartúa y Monteverde, indicó que del 38 por ciento restante de alumnos que ingresan a una universidad en la entidad, el 25 por ciento van a instituciones privadas.

Mientras que el resto acude a tecnológicos y politécnicas de índole público.

Dijo que a excepción de dos de los 17 municipios, en el resto hay hasta tres instituciones de educación superior públicas, por lo cual se requieren fortalecer para evitar el fenómeno que se dio en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con la carrera de medicina.

“Tuvo que poner cotos a la carrera de medicina para que ya no pudieran entrar estudiantes de otras entidades y fortalecer a las escuelas de medicina en los estados”, apuntó en entrevista con Notimex.

Por lo tanto, señaló que tendrá que buscarse un mecanismo o se llegará a un punto en que la “macrocefalia” en la matrícula de la UJAT causará problemas.

Mencionó que de cada 10 estudiantes que buscan ingresar a una licenciatura en la UJAT, más de siete son aceptados, por lo cual no se le puede cargar toda la responsabilidad.

El funcionario estatal comentó que poco a poco se ha logrado incrementar la absorción en las instituciones politécnicas y en las tecnológicas.

Por primera vez en su historia, continuó, la Universidad Tecnológica de Tabasco (UTT) tuvo una demanda 14 por ciento por arriba de su capacidad, por lo cual no aceptó a decenas de egresados de educación media superior.

Aunque aún cuentan con espacio suficiente, también otras instituciones han registrado crecimiento en la demanda, como el Tecnológico de Comalcalco en 16 por ciento y el Tecnológico de Macuspana, con 25 por ciento.

En este sentido, resaltó también la necesidad de trabajar en la retención de los estudiantes de nivel superior.

Resaltó que en los últimos cuatro años el promedio de deserción en ese nivel oscilaba entre el 9.14 y 9.60 por ciento.

Pero de acuerdo con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), el año pasado creció al 14.35 por ciento.

“Ahí se está focalizando (la deserción), ingresamos a muchos pero también se van muchos. Hemos recomendado en las juntas directivas a los directores o rectores que le den seguimiento a los egresados, pero también a los que se van”, subrayó.

Explicó que muchos de los alumnos que abandonan sus estudios pueden ser recuperables si a tiempo se detecta por qué se fueron y ver cómo pueden regresarlos.

“A lo mejor necesita una beca, una tutoría o no le gustó la carrera que escogió”, comentó.

Por ello, resaltó la importancia de las becas de manutención, para transporte o alimentación, que en el pasado ciclo escolar alcanzó una inversión de 32 millones de pesos.

Agregó que para el ciclo que iniciará se plantea un monto de 42 millones de pesos con la concurrencia de distintas instituciones públicas.

Con relación al crecimiento de la demanda en escuelas públicas, refirió que la crisis económica por la baja actividad petrolera en la entidad causó que creciera el número de estudiantes que dejan un plantel privado y buscan espacio en instituciones públicas.

Manifestó que se tenía contemplada una egresión en nivel secundaria de unos 43 mil 350 alumnos y se detectó que unos 400 egresados de escuelas particulares buscan lugar en preparatorias públicas, por lo cual la SE les busca un espacio “que a veces no es del agrado de los padres o de los estudiantes”.

De igual forma, precisó que similar situación se observará en el nivel básico, lo cual impacta en libros de texto gratuito, escenarios lúdicos, entre otros aspectos.

Abundó que la semana pasada se abrió la convocatoria para solicitar becas para escuelas particulares, pero se prevé un fenómeno como en los años de crisis en 1995 o en 2008.

Cada escuela privada, de acuerdo con su matrícula, oferta un porcentaje de becas, pero al reducirse esa matrícula se bajará el número de becas a ofertar.

Además, expuso que cada ciclo no se renueva el mismo número de becas para escuelas particulares, sino hasta que algún alumno concluye su nivel educativo es liberada, a menos que no conserve el promedio de calificación.

También podría gustarte