Emprendedor convirtió problema familiar en oportunidad de negocio

Por Ángeles González Bretón. Corresponsal

Puebla, 28 Ago (Notimex).- Para muchas personas puede resultar un gran problema tener un familiar que padece diabetes, pero para Moisés Medina Espinoza, después de muchos años de ver que su madre ya no podía ni debía consumir azúcar, convirtió esta crisis en una gran oportunidad de negocio.

“Cada evento negativo contiene la semilla de un beneficio de igual o mayores proporciones”, es lo que dice Napoleón Hill, en su libro “Piense y hágase rico”, y es lo que el joven ingeniero Industrial y de Sistemas (IIS), egresado del Tecnológico de Monterrey Puebla, comprobó al convertir una idea en un hecho real.

Se trata de Livana, un endulzante natural a base de eritritol que se obtiene de diversas frutas, lo que lo hace único en el mercado mexicano con índice glucémico de cero, el cual es ideal para diabéticos y cuenta con el aval de la Asociación Mexicana de Diabetes (AMD).

“Más que un producto, Livana es un proyecto social con el cual se busca disminuir el consumo de azúcar en los alimentos. México está dentro de los primeros lugares de obesidad en el mundo, y hay un importante número de personas con diabetes”, dijo el director y fundador de la empresa.

En entrevista con Notimex, resaltó la importancia de atender a la población con diabetes, pues tan sólo en todo el mundo se contabilizan a más de 347 millones de diabéticos, y para cada persona con este padecimiento se le destina 708 dólares al año.

“Mi mamá es diabética y también la mayoría de los familiares de los seis socios que estamos en la empresa, y después de mucho tiempo que los niveles de glucosa no le bajan de la sangre me puse a investigar incluso el contenido de los sustitutos de azúcar, los cuales en su mayoría contienen dextrosa, que es muy similar a la glucosa, y que es dañina al organismo”, detalló el joven de 28 años de edad.

Para obtener una solución, en el 2012 inició un trabajo de investigación que lo llevó a obtener el eritritol, a base de frutas de la región, porque dicho producto edulcorante también se hace en países como Francia, China, Estados Unidos y ahora en México.

Livana, precisó Medina Espinoza, tiene tres grandes beneficios para sus consumidores, primero es que aporta 0.2 calorías por gramo, lo cual es único en el mundo a diferencia de otros productos que aportan índices mayores a 3.4 por ciento.

Además, contiene un índice glucémico de cero, y en tercer lugar es que tiene un sabor sumamente parecido al azúcar, que gusta mucho a los mexicanos.

Como emprendedor, después de pruebas y errores en el 2014 constituyó una empresa con un giro totalmente diferente al de Livana, misma que fracasó y que lo obligó a insistir en finalizar el proyecto del endulzante.

Fue a partir del 13 de julio de 2015 cuando, con la entrega y tenacidad de sus socios: Jorge Lezama, Ulises Mejía, Héctor Rodrigo Ortiz, Mihail Espinoza y Pedro Magaña, es que se constituye Livana como empresa. Para el 1 de diciembre de 2015 comenzó a salir al mercado.

Actualmente se encuentran en 15 estados de la República Mexicana como Puebla, Querétaro, Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Baja California, Guanajuato, Morelos, Colima, Nuevo León, Baja California Sur y Veracruz.

En este mes iniciaron la exportación de Livana al mercado de Colombia, donde uno de los requisitos que solicita el país sudamericano es que el producto cuente con certificado de origen, documento que ya fue aprobado y entregado a los emprendedores poblanos.

Los consumidores pueden obtener este endulzante en por lo menos 90 tiendas de autoservicio en presentaciones que van desde una caja con 75 sobres de 1 gramo cada uno a un costo de 60 pesos la caja; hasta presentaciones de caja de 500 sobres, y en gotero para quienes gusten portarla en su bolsillo o monedero.

Debido a la alta demanda por parte de los consumidores, próximamente saldrá al mercado una presentación para la industria de panificadora y repostería.

“La materia prima la estamos consiguiendo de aquí en la región, a través de frutas como la naranja y cereales como el maíz”, citó Medina Espinoza, quien precisó que también tienen presencia en farmacias y en el Hospital Ángeles de Puebla, la Beneficencia Española y el Hospital Puebla.

La meta para este 2016 es dominar el mercado en Puebla y la Ciudad de México. Si bien tienen presencia en la mayoría de los restaurantes de la ciudad capital, y en los mejores hospitales privados de la angelópolis, aspira a ampliar el mercado y superar a la competencia.

Moisés Medina recomendó a la población leer las etiquetas de los productos que consumen, pues existen sustancias que son dañinas para el organismo, a pesar que se digan bajas en calorías o productos light.

También exhortó a consumir lo hecho en México, porque es una manera que continuar generando empleo; en el caso de Livana genera 15 empleos directos y cientos de empleos indirectos a través de proveedores, distribuidores y promotores.

“Estoy muy agradecido con la vida porque mi sueño se está cumpliendo. Para lograr lo que tengo es trabajar todos los días, duermo cerca de 4 horas todos los días, no veo televisión, leo muchos libros, viajo mucho, imparto conferencias, pero creo que esa es la esencia del mexicano, el trabajar todos los días.

“Sobre todo los invito a conocer historias de emprendedores mexicanos para que se inspiren a más personas. Creo de todos los mexicanos tenemos la capacidad para lograrlo, simple y sencillamente es cuestión de empeño”, mencionó.

Moisés Medina ha ganado diferentes premios como el Municipal de la Juventud en Xalapa, el Premio a Estudiantes Emprendedor de la Bolsa Mexicana de Valores. Además ha representado a México en Reino Unido, en el Entrepreneurs Festival.

También podría gustarte