Elecciones del 5 de junio, oportunidad para ajustar andamiaje electora

México, 29 May (Notimex).- Las elecciones del 5 de junio permitirán al INE comenzar a hacer adecuaciones con miras al 2018, ya que aún hay tuercas y tornillos que ajustar para que el andamiaje electoral sostenga el peso de la próxima elección presidencial, afirmó el analista político Hugo Goñi Cabello.

En entrevista con Notimex, resaltó que la jornada electoral del próximo domingo, donde se juegan 12 gubernaturas, será un laboratorio para probar los alcances de la reforma electoral, y conocer qué modelo funciona mejor: el centralizado o el descentralizado.

El director de Investigación y Análisis de Mercados de la consultoría Pop Group sostuvo que quedaron a la mitad del camino ciertas atribuciones del Instituto Nacional Electoral (INE) y de los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLEs).

“Hay algunas facultades compartidas entre lo nacional y lo local que no están funcionando plenamente, de ahí que muchos debatan si se requiere o no de un ajuste técnico, acuerdos al interior del INE o una reforma que pase por el Legislativo”, opinó.

Será importante conocer si el arreglo institucional que generó la reforma funciona plenamente o debemos ajustarlo, ya que los problemas que está sucediendo en Tamaulipas, Durango y Puebla, en cuestión de seguridad, asuntos electorales técnicos y administrativos, así como el PREP, “se van a multiplicar en 2018”, anotó.

Entonces, dijo, nos dejará muchas enseñanzas que estamos a tiempo de corregir, resolver o transformar, para poder llevar a buen puerto el proceso electoral 2018, que es una elección presidencial y que también renueva el Senado y la Cámara de Diputados.

Goñi Cabello señaló que las elecciones del 2015 no permitieron entrar a fondo al tema de lo local, ya que la atención se centró en lo federal, con la elección de la Cámara de Diputados.

Por el contrario, comentó el ex director de Vinculación (PREP) y Difusión en la Unidad de Servicios de Informática del entonces Instituto Federal Electoral, estas elecciones son específicamente para ver lo local y temas como las atribuciones de los OPLEs, fiscalización y PREP.

“Habrá tensiones que el INE tendrá que resolver mediante acuerdos o lineamientos, en la propia mesa del Consejo y quizá no lleguen al ámbito del legislativo, pero si hay tuercas y algunos tornillos que ajustar, para que el andamiaje que tenemos sostenga el peso de una elección presidencial”, expresó.

En ese sentido, señaló que el INE puede generar acuerdos supletorios de las deficiencias que hay del entramado ya operante de la reforma electoral, o también puede bajar ciertos acuerdos o lineamientos.

Otro camino, indicó el analista electoral, es que los representantes de los partidos políticos ante el INE se lleven estas preocupaciones a San Lázaro, y de ahí pueda venir un ánimo de ajustar lo que está endeble.

Y es que una de las debilidades tiene que ver con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y los conteos rápidos, que son responsabilidad de los OPLEs y han generado inquietudes entre los propios partidos políticos.

“Entonces hay todo un campo de oportunidad para hacer ajustes y si bien hay poco tiempo de aquí al 2018, si se puede corregir el camino”, enfatizó.

También podría gustarte