EE.UU.: 22 emails de Clinton eran “alto secreto”

Hillary Clinton, aspirante a la nominación demócrata para convertirse en candidata a la Casa Blanca, saluda a seguidores tras un acto de campaña en el Col Ballroom de Davenport, Iowa, el 29 de enero de 2016. (Foto AP/Andrew Harnik)

Hillary Clinton, aspirante a la nominación demócrata para convertirse en candidata a la Casa Blanca, saluda a seguidores tras un acto de campaña en el Col Ballroom de Davenport, Iowa, el 29 de enero de 2016. (Foto AP/Andrew Harnik)

WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Barack Obama confirmó por primera vez que el servidor informático personal que administró el correo electrónico de Hillary Clinton contenía algunos de los secretos mejor guardados del país, censurando la publicación de 22 emails que contienen material que requieren uno de los niveles más alto de clasificación. La revelación se produce a tres días de que Clinton compita por la nominación demócrata a la Casa Blanca en los caucus de Iowa.

Funcionarios del Departamento de Estado dijeron también que las oficinas de Seguridad Diplomática e Inteligencia e Investigación de la agencia están revisando si alguna de esa información estaba clasificada cuando se produjeron esas comunicaciones, lo que atacaría el centro de la defensa de Clinton sobre su uso del correo electrónico.

El departamento hizo pública la última tanda de emails de su etapa como secretaria de Estado el viernes por la noche.

Pero The Associated Press supo antes de su publicación que siete cadenas de correos electrónicos se retendrían en su totalidad por contener información de “alto secreto”. Las 37 páginas censuradas incluyen mensajes de un importante agente de inteligencia que recientemente dijo estar preocupado por “programas especiales de acceso restringido” — material con un alto nivel de clasificación que podría señalar a fuentes confidenciales o programas secretos como los ataques con drones.

“Estos documentos están siendo elevados de categoría a petición de la comunidad de inteligencia porque contienen una categoría de información de alto secreto”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby a la AP, quien calificó la retención total de los documentos de “no inusual”. Esto supone que no se publicarán online como los demás, ni en el caso de tapar el texto comprometido con cajas oscuras.

Funcionarios del Departamento no describieron la esencia de los mensajes electrónicos ni precisaron si habían sido enviados por la propia Clinton.

Clinton, la favorita en la carrera para la nominación demócrata, insiste en que nunca envió ni recibió en su cuenta personal de correo información que estuviese clasificada en ese momento. Ninguna de las comunicaciones publicadas hasta el momento estaban consideradas como clasificadas, pero revisiones previas determinaron que había más de 1.000 mensajes con un bajo nivel de clasificación. Los del viernes serían los primeros de “alto secreto”.

Incluso aunque Clinton no escribiera o enviara los emails, tendría que haber reportado cualquier brecha en la confidencialidad que pudiese reconocer en los mensajes que le llegaban. Pero sin las marcas de clasificación, esto podría resultar complicado, especialmente si la información era de dominio público.

“Nos oponemos firmemente al bloqueo completo de la publicación de esos emails”, dijo el portavoz de la campaña de Clinton Brain Fallon. “Desde que proporcionó sus correos al Departamento de Estado hace más de un año, Hillary Clinton ha insistido en que se pongan a disposición del público. El sentimiento es el mismo hoy”.

Según Fallon, los documentos se originaron en el sistema de información no clasificada del Departamento de Estado antes de que llegar a Clinton y “al menos en una ocasión, los emails parecían tener información de un artículo publicado en prensa”.

“Esto parece ser una sobreclasificación descontrolada”, apuntó Fallon.

Kirby explicó que el Departamento de Estado se centró, como parte de la Ley de Libertad de Información en base a la que se revisaron las comunicaciones de Clinton, en “si (los mensajes) necesitan estar clasificados hoy en día”. Las cuestiones sobre su estatus en el pasado, agregó, “están siendo y serán tratadas por separado por el Departamento de Estado”. Este es el primer indicio de una investigación de este tipo.

La respuesta del departamento a infracciones relativas a la clasificación de información puede incluir asesoramiento, advertencias u otras acciones, explicaron funcionarios. No aclararon si Clinton o sus asesores de alto nivel, que ya no están en el gobierno, podrían enfrentar sanciones. Los responsables hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar sobre el tema.

Por otra parte, Kirby dijo que su oficina retuvo ocho cadenas de emails, con un total de 18 mensajes, entre Obama y Clinton. Seguirán siendo confidenciales “para proteger la capacidad del presidente de recibir asesoramiento y consejo imparcial” y se publicarán en un futuro junto con otros documentos presidenciales.

Los emails han estado presentes en la campaña de Clinton desde hace 10 meses, cuando la AP descubrió en exclusiva que durante su etapa como secretaria de Estado empleó un servidor de correo electrónico instalado en el sótano de su vivienda familiar en Nueva York. Esto no estaba expresamente prohibido. La precandidata demócrata dijo primero que tomó la decisión por una cuestión de conveniencia y más tarde la calificó de error.