Eddie J. Justice, víctima del bar Pulse de Orlando escribió a su mamá: “Me voy a morir”

Eddie Justice

Eddie Jamoldroy Justice es una de las víctimas mortales del club gay Pulse de Orlando, dónde Omar Seddique Mateen, asesinó a al menos 50 personas e hirió a otras 50 más antes de ser abatido por la policía.

Eddie Justice envió mensajes a su mamá Mina Justice mientras transcurría el mortal ataque:

Domingo 12 de junio: 2:06 de la madrugada

– “Mami te amo”, leía el primer mensaje.

– “En el club están disparando”, continuó Justice.

Mina Justice trató de llamar a su hijo. No hubo respuesta. Alarmada y medio dormida, le escribió un mensaje.

– “U ok” (“¿Estás bien?”).

2:07 am

– “Atrapado en baño”, contestó él.

Mina le preguntó en qué club estaba.

– “Pulse. Downtown. Llama policía”.

2:08 am

– “Voy a morir”, afirmó el joven.

Ya completamente despierta, Justice marcó 911. Le mandó una ráfaga de textos a su hijo en los siguientes minutos.

– “Estoy llamando ahora mismo”.

– “¿Sigues ahí?”

– “Contesta tu maldito teléfono”.

– “Llámalos”.

– “Llámame”.

El operador del 911 quería que ella se quedara en la línea. Ella se preguntaba en qué clase de peligro estaba su hijo. Mina sabía que él era gay y que estaba en un club, y conocía todas las complicaciones que eso conllevaba. Se llenó de miedo mientras esperaba su siguiente mensaje.

2:39 am

– “Llámalos, mami”, decía el nuevo texto de Justice.

– “Ya”, dijo con sentido de urgencia.

Fue entonces cuando el asesino se aproximó hasta donde él estaba.

– “Ya viene”, contó a su madre.

– “Me voy a morir”, afirmó.

Mina le preguntó a su hijo si alguien más estaba herido y en qué baño estaba.

2:42 am

“Muchos. Sí”, le respondió.

La madre, muy preocupada, le envió varios mensajes más; quería saber si estaba ya con la policía.

– “Escríbeme, por favor”, tecleó ella angustiada.

2:46 am

– “No”, respondió Justice.

“Todavía en el baño. Nos atrapó. Tienen que venir a rescatarnos”.

2:49 am

La mujer le aseguró al joven que la policía ya estaba allí, que le informara cuando los viera.

– “Apúrense”, contestó su hijo.

– “Está en el baño con nosotros”, añadió.

– “¿El hombre está en el baño con ustedes?”, le interrogó Mina.

2:50 am

“Es un terror…”, escribió Justice.

2:51 am

– “Sí”.

Así concluyó la conversación.

Mina enseñó a la prensa su conversación 15 horas después del suceso, cuando aún no sabía nada. Estaba con una docena de familiares y amigos en el hotel que se ha vuelto la sala de espera de todos los que tenían seres queridos en el Pulse y siguen sin saber de ellos.

“Su nombre todavía no ha salido y eso me da mucho miedo”, explicaba Mina, cuyos malos presentimientos se confirmaron durante la madrugada del lunes.

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte