Economía de Latinoamérica está mejor protegida que en “década perdida”

Por David del Río. Corresponsal

París, 6 Jun (Notimex).- Pese a decrecer durante dos años seguidos como en la llamada “década perdida”, no hay que caer en el pesimismo sobre la economía de América Latina, que sigue creciendo en la mayoría de países de la región y está mejor protegida, advirtió la titular de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Rebeca Grynspan.

En entrevista con Notimex en París, al margen del octavo Foro Económico Internacional sobre América Latina y el Caribe, Grynspan llamó a no caer en el pesimismo respecto a la economía regional, que por segundo año consecutivo registrará un crecimiento recesivo, como en los años 80 del siglo pasado.

“En este momento creo que hay que hacer un gran esfuerzo por no caer en el pesimismo con respecto a América Latina. Yo no soy pesimista”, subrayó la secretaria general iberoamericana, pero reconoció que la economía de la región atraviesa por “un momento complejo, un momento difícil”.

“La mayoría de países de América Latina está creciendo, no decreciendo”, resaltó Grynspan en referencia al crecimiento previsto del Producto Interno Bruto (PIB) regional, que es negativo en conjunto pese a que en la mayoría de países se prevé un aumento de su PIB durante 2016.

“El promedio regional es negativo porque tenemos economías muy grandes dentro de la región como son Brasil y Venezuela, que están en recesión”, explicó la también economista y exvicepresidenta de Costa Rica.

“Pero el resto de los países de América Latina están creciendo entre 2.5 y 3.0 por ciento, que dado el entorno económico mundial no es despreciable”, subrayó la primera mujer titular de la Segib, quien asumió el cargo a mediados de 2014 y tiene su base en Madrid, España.

“Ahora, esto no es suficiente para nosotros, somos países en desarrollo, necesitamos crecimientos más robustos. Ojalá estuviéramos creciendo el 5.0 por ciento”, estimó Grynspan.

“Pero en este entorno económico mundial necesitamos mucha más cooperación global para salir de un ciclo recesivo en la economía global. Yo no sería tan pesimista con América Latina. Yo creo que tenemos mejores instrumentos hoy que en el pasado para enfrentar las condiciones en las que estamos” insistió.

Para impulsar el crecimiento, la Segib coincidió con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, en que las instituciones financieras internacionales, en particular el FMI, deberían cambiar el lugar de la inversión regional en sus “balances”, en los que no debería figurar como “gasto”.

“Creo que tiene mucha razón el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en que las reglas que nos están aplicando para la infraestructura y para la inversión están rezagando a América Latina con respecto a la inversión necesaria para su crecimiento económico”, apuntó Grynspan.

“Creo que esta es una conversación que tenemos que tener”, comentó sobre la petición que Moreno realizó en el marco del Foro celebrado en el Ministerio francés de Economía y Finanzas, y en el que solicitó el apoyo de París para convencer en este tema al FMI, que dirige la francesa Christine Lagarde.

“No es una cosa fácil de solucionar pero yo creo que podemos buscar avenidas que puedan flexibilizar los criterios para que América Latina pueda hacer la inversión en infraestructura física, logística, científica, que necesita para poder competir con el resto del mundo”, comentó.

En la entrevista, Gryspan, quien inició su mandato el 1 de abril de 2014, afirmó que su objetivo es “cumplir con los mandatos de Veracruz”, en referencia a la cumbre celebrada en la ciudad mexicana en la que fue elegida para el cargo.

“Mi tarea es cumplir con los mandatos de Veracruz, que hagamos realmente la movilidad académica en la región, que permitamos mucha más movilidad intra-empresarial, y que vayamos con mucha más firmeza hacia la economía digital”, apuntó.

“Si hacemos eso en Iberoamérica yo me doy por satisfecha y ya me puedo ir a la casa a descansar”, refirió.

Respecto al estado de desarrollo de uno de sus encargos, el lanzamiento de un proyecto de movilidad académica en Iberoamérica similar al programa “Erasmus” de la Unión Europea (UE), Grynspan se mostró satisfecha de que ya hay “500 universidades incorporadas a la alianza”.

“Estamos incorporando más empresas para el financiamiento de becas porque estas son becas que queremos financiar fundamentalmente en el sector privado, no en el sector público, porque está en un momento en el que su capacidad para hacerlo y para ese financiamiento es mucho más limitada”, indicó.

“Pero ya comenzamos. No es que vamos a comenzar, ya comenzamos. Ya hay cursos porque este es un programa descentralizado y muchas empresas que se han unido a la alianza lo están realizando por ellas mismas”, dijo al agregar que se duplicaron, a 10 mil, las becas para movilidad académica.

También podría gustarte