Documental recupera juegos autóctonos en Chihuahua

Chihuahua, 11 Ago (Notimex).- José Luis Tapadera Concheño, profesor de origen rarámuri, presentó el documental “Rajesa Ma’ga (Aluza y corre)”, que aborda la cultura y tradiciones de la comunidad de Porochi, así como los juegos autóctono indígenas.

A través de este documental, Tapadera Concheño busca que las escuelas de la región serrana incluyan entre sus actividades deportivas estos juegos autóctonos, para preservar la cultura y la tradición entre los habitantes de todas las comunidades indígenas.

Ante más de 200 personas se llevó a cabo la presentación del documental, que explicó el origen de dos de los juegos más antiguos de la Alta y Baja Tarahumara: la Carrera de Bola y la Carrera de Arihueta.

Entre los asistentes se encontraban pobladores de asentamientos indígenas de la ciudad capital (Oasis, Vista Cerro Grande y Díaz Infante) y público en general.

A la presentación asistió el antropólogo Gustavo Palacio Flores, jefe de la Unidad Regional Chihuahua de Culturas Populares.

También la antropóloga Kiriaki Orpinel Espino y el profesor Lorenzo Antonio Bautista, jefe del Departamento de Educación Indígena de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (SEECH).

Tapadera Concheño explicó en su lengua materna, así como su traducción al español, la importancia de que los niños y jóvenes practiquen el deporte con el apoyo de sus padres, con el propósito de que estas prácticas culturales permanezcan entre la comunidad.

Es importante conservar las tradiciones, dijo y resaltó el buen uso de la tecnología para que las personas conozcan las diferentes actividades culturales y deportivas en Porochi, municipio Urique.

El documental describe en forma detallada la Carrera de Bola y la Carrera de Arihueta, en donde los hombres y las mujeres pueden participar a partir de los seis años de edad.

En ambos juegos los competidores cuentan con entrenadores, quienes son personas de la comunidad de Porochi que fueron atletas activos en estas disciplinas autóctonas cuando eran más jóvenes.

Para las carreras de Arihueta y de Bola, niños y jóvenes se preparan con meses de práctica para conocer su resistencia física.

En ambas carreras los competidores corren kilómetros, y en algunos casos la carrera no termina aunque sea de noche, por lo cual las personas de la comunidad contribuyen con antorchas para alumbrar el camino.

La competencia autóctona que se realiza cada año en la comunidad de Porochi tiene como tradición que las personas apuesten objetos y prendas de vestir o en su caso telas, las cuales son retiradas con honestidad y respeto cuando se sabe el nombre del ganador.

En el documental el profesor Tapadera Concheño explicó el apodo que reciben los rarámuris, mejor conocidos por ser una raza de pies ligeros, pues este apodo hace honor a su destreza física y habilidad de construir sus propios instrumentos de competencia.

Las mujeres rarámuris fabrican con madera las varas que utilizan para lanzar los aros; estos también son elaborados con la corteza de los árboles y posteriormente se cubren con tela de un color distintivo.

En el caso de los hombres elaboran la pelota con madera de camero para que no se sumerja en el agua cuando pasan por arroyos o lagos durante la carrera.

El trozo de madera es tallado con navaja o machete hasta darle la forma redonda y se pueda golpear con ligereza, para después fabricar una tabla de la misma madera que ayude a lanzar la bola.

También podría gustarte