Diane Schuur hizo sudar jazz en el 44 Festival Cervantino

* La cantante y pianista americana colmó de arte y maestría al Teatro Juárez

Por Juan Carlos Castellanos C. Enviado

Guanajuato, 13 Oct (Notimex).- La ecléctica y brillante voz de Diane Schuur (Washington, 1953) cantante y pianista nacida invidente, hizo al público sudar jazz durante el concierto que ofreció en el marco del 44 Festival Internacional Cervantino (FIC) que tiene lugar aquí hasta el próximo 23 de octubre.

El Teatro Juárez, ocupado hasta en la última de sus butacas y sillas, de galería a luneta pasando por sus balcones, arropó el concierto de la cantante con toda justicia calificada por melómanos y legos como excepcional, y hasta igualada por su calidad interpretativa con figuras como Frank Sinatra y Judy Garland.

Schuur interpretó e improvisó sobre canciones nuevas y viejas, clásicas y de su disco más reciente “I Remember you. Whith Love to San and Frank”. Cuando apareció en el escenario y antes que nada, se hincó para tocar el piso con sus palmas (“Aquí estoy”), y ya incorporada, elevó las manos al cielo (“Gracias”).

Apenas se había sentado frente a su piano, el público explotó en gran aplauso que agitó los cimientos de la centenaria construcción. “¡Perfecto, todo bien!, Buenas noches”, saludó, y de inmediato dio rienda suelta a la interpretación jazzística; eso es lo suyo.

Piano, saxofón y clarinete (Ernie Watts), batería (Reggie Jackson), contrabajo y bajo (Roger Hines) fue la dotación instrumental que la acompañó a lo largo del recital salpicado a todo momento con comentarios jocosos y juguetones que el público intentó seguir. Igualmente, contextualizó algunos de sus temas.

Su voz dialogó con los instrumentos. “Los amo”, aseguró a los asistentes, en su mayoría público nacional, y por un puñado de extranjeros que están aquí para ver y escuchar lo mejor del quehacer artístico y cultural clásico y de vanguardia, provenientes de todas las latitudes del planeta para el 44 FIC.

El público sudó jazz porque en cada interpretación, Diane derrochó una fuerte cantidad de energía inagotable. Casi ha perdido el sentido auditivo del lado izquierdo y aun así mantiene el ánimo para atenderse a sí misma y a su gatita que tanto adora, y para llevar una vida personal y ofrecer conciertos.

Diane Schuur descubrió que en el FIC también hay amores que matan, porque más de un par de veces, el público amoroso y receptivo, emocionado y afable, cortó de tajo su canto e inspiración al aplaudir inoportunamente. Los músicos también se desconcertaron.

El clímax fue marcado por el bolero “Bésame mucho”, escrito por Consuelito Velázquez (Jalisco, 1916-Ciudad de México, 2005) cuando apenas contaba 16 años de edad. Muy pronto se popularizó más allá de México, y Frank Sinatra la grabó con su más puro estilo, conquistando millones de damas en el mundo.

Esa canción fue grabada por Emilio Tuero, Nat King Cole, Javier Solís, The Beatles, La Sonora Santanera, Thalia, Xavier Cugat, The Ventures, Sammy Davis Jr., Lucho Gatica, Plácido Domingo, Luis Mariano (la popularizó en Francia), Sarita Montiel, José Carreras y Ray Conniff con coros y Orquesta.

También, Andrea Bocelli, Luis Miguel, Diana Krall, Filippa Giordano, Zoé, Susana Zabaleta y Mónica Naranjo y una lista interminable de cantantes. En este momento se encuentra traducida a más de 20 idiomas, y durante la II Guerra Mundial fue el himno de las mujeres que esperaban a sus maridos.

En la película mexicana “A.T.M” (“A toda máquina”), dirigida por Ismael Rodríguez en 1951 y protagonizada por Luis Aguilar y Pedro Infante, éste la interpreta imitando a Sinatra, lo que despierta asombro y admiración de ciertas damas maduras, turistas norteamericanas, quienes lo escuchan en un cabaret.

El talento de Velázquez, el magnetismo de Sinatra y la simpatía de Infante, se conjugaron en Schuur.

También podría gustarte