El día que Santos y FARC terminaron 52 años de guerra

La Habana, 23 Jun (Notimex).- El acuerdo de cese al fuego bilateral, de hostilidades y dejación de armas, es un punto final al conflicto armado en Colombia, coincidieron hoy el presidente Juan Manuel Santos y el jefe insurgente Timoleón Jiménez.

“Después de más de 50 años de enfrentamientos, muertes, atentados y dolor, hemos puesto un punto final al conflicto armado con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)”, señaló el jefe de Estado en el salón de Protocolo en Laguito en esta ciudad.

Santos dijo que “no solamente se acordó el fin de las confrontaciones –con un cese de fuego y hostilidades bilateral y definitivo–, sino que también se definió un cronograma preciso para que las FARC dejen las armas para siempre”.

“Esto significa –ni más ni menos– el fin de las FARC como grupo armado. Los jóvenes y niños de nuestro país no han conocido un solo día sin la violencia del conflicto armado”, anotó Santos.

Para el mandatario “¡Nos llegó la hora de vivir sin guerra! Nos llegó la hora de ser un país normal, ¡un país en paz! Ya en los últimos meses el cese al fuego unilateral nos había permitido imaginar cómo sería ese país en paz”.

El acuerdo de hoy “nos garantiza que esa paz temporal será definitiva, sólida. Este acuerdo sobre el punto del fin del conflicto les debe dar tranquilidad a todos los colombianos”.

Explicó que “el fin de las hostilidades queda asegurado, y el camino para que los miembros de las FARC dejen las armas queda claramente definido”.

“No habrá más colombianos víctimas de esta guerra entre hijos de una misma nación. No habrá más niños en la guerra. Podrán dedicarse a ser realmente niños: aprender, jugar, reír, ¡como debe ser! Los jóvenes tampoco tendrán que ir más a la guerra”.

El jefe de Estado reiteró que “los colombianos en todo el territorio podremos vivir sin miedo a ser víctimas de la confrontación con esta guerrilla”.

El jefe de las FARC, por su parte, inició su discurso con esta frase: “Este es el último día de la guerra”, y después de rendir tributo al desaparecido expresidente de Venezuela, Hugo Chavez, por su aporte a este proceso de paz, hizo un breve recuento del origen del grupo guerrillero hace 52 años.

“El comandante Chávez fue un guerrero de la paz, sin su apoyo no se hubiera podido llegar a este acto”, enfatizó el máximo jefe de la guerrilla más antigua y numerosa de América Latina.

Insistió que en 1964 las FARC decidieron tomar las armas porque el establecimiento les cerró todos los espacios políticos para buscar un cambio de régimen por la vía pacífica.

Con el acuerdo que se firmó este jueves en esta ciudad, las FARC lucharán por la vía pacífica por los cambios profundos que requiere la sociedad colombiana.

“El acuerdo final nos permitirá retomar al ejercicio pacífico y legal”, señaló el comandante de las FARC, y advirtió que este pacto con el gobierno de Santos, “no es una capitulación de la insurgencia. Ni las FARC, ni Estado son fuerzas vencidas. No hay imposición de una parte a la otra”.

Expresó confianza que la sociedad colombiana en su conjunto apoyarán el acuerdo final y le darán la espalda a los sectores que aún mantienen el eco de la guerra.

“Estamos cerca al acuerdo final para iniciar la construcción estable y duradera de la paz. El acuerdo será la mejor oportunidad para la justicia social y el progreso”, enfatizó.

Santos y el jefe de las FARC anunciaron que trabajarán para lograr los acuerdos que están pendientes en la mesa de negociación, que facilite la firma del pacto final de paz.

“El Acuerdo Final, no es color de rosa y habrá que luchar para que se cumpla el acuerdo firmado. El acuerdo final requiere movilización de la gente para su cumplimiento”, planteó Timoleón Jiménez.

También podría gustarte