Día 1, llegada e inicio de la fiesta deportiva en legendario Maracaná

Lorenzo Rodríguez Blancas. Enviado

Río de Janeiro, 5 Ago (Notimex).- Hoy está por iniciar lo que muchas personas esperan cada cuatro años, los Juegos Olímpicos, ahora en su versión 31 que tiene de todo, desde ser un especie de desfile de diversos géneros de música, moda, figuras deportivas, en una nación de incertidumbre social y política.

Cómo explicar la manera que se puede vivir una justa de este tipo en una ciudad donde el futbol no se aprende en una escuela, sino en las calles o en la arena de las playas, se dice que es innato y el balón se tiene casi pegado a los pies.

El emblemático Cristo de Corcovado, que abre sus brazos a todo el mundo, se postra en lo alto de la montaña para observar a su gente y abre la esperanza de una nación que vive una crisis política, pero que también es capaz de sobreponerse para brindarse en un evento deportivo que hace diferente a una nación.

Este símbolo de Río, también tendrá un rol importante, ya que a través de ella llegará la flama olímpica que ardera durante la realización de la magna justa.

Un país que gusta del deporte y vive intensamente su pasión por el futbol.

Pero también de otros como la natación, el rugby, el atletismo con una de sus estrellas como velocista Lucas Carvalho, o el voleibol de sala femenil, un cuadro de bellas chicas que ha conquistado el título de manera consecutiva en Beijing 2008 y Londres 2012.

En esta ciudad, en el sureste de Brasil, se encuentra el legendario estadio Maracaná, considerado el templo del futbol y además en donde Brasil pasó a la historia y se gestó una página en la Copa del Mundo de 1950 con el llamado “maracanazo”.

Además, es un hito carioca donde Edson Arantes Dos Nacesmento, mejor conocido como Pelé, se consagró, o en donde Garrincha se despidió del futbol.

Quizá nombres que para algunas personas no dicen nada, pero para los brasileños tiene mucha historia como para los mexicanos la leyenda Antonio Carbajal, el llamado “Cinco Copas”, Salvador Reyes o el ex técnico nacional, Ignacio Trelles, quien apenas cumplió 100 años de edad.

Son muchos años de historia de futbol, de grandes momentos que han marcado a México y que aún no se comprenden. Varias figuras que aún no se conocen pero han hecho brillar a este inmueble. Como el papa Juan Pablo II, que unió al pueblo brasileño, y por cierto una de las calles que llevan al Maracaná tiene su nombre.

La ceremonia de apertura tendrá como columna vertebral el ritmo brasileño. Con samba, música brasileña tradicional y la asistencia de reconocidos cantautores internacionales como Juanes, acudirán 45 jefes de Estado, unos tres mil kilos de fuegos pirotécnicos que marcaran la historia.

Es hora de comenzar a tener héroes de carne y hueso que sufren y lloran por ver su nombre en la cúspide de la gloria olímpica.

También podría gustarte