Detienen a tres líderes mineros en Bolivia por muerte de viceministro

La Paz, 26 Ago (Notimex).- Tres dirigentes de los cooperativistas mineros de Bolivia y 43 miembros del colectivo fueron detenidos hoy en el marco de las investigaciones sobre el asesinato del viceministro de Régimen Interior y Policía, Rodolfo Illanes.

Los dirigentes Silvestre Flores, Eusebio Huasco y René Cochi fueron enviados a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) para declarar ante la comisión encargada de investigar la muerte de Illanes, ocurrida la víspera en la región de Panduro, a unos 186 kilómetros de La Paz.

versiones de prensa señalan que también habría sido arrestado Carlos Mamani, el principal dirigente de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin), cuyos agremiados están acusados del crimen.

“Entiendo que el señor (Carlos) Mamani ha sido detenido, eso lo confirmará el fiscal general del Estado”, indicó este viernes el ministro de Gobierno, Carlos Romero, citado por el diario local La Razón en su página web.

Como parte del operativo por la muerte de Illanes, las oficinas centrales de la Fencomin en La Paz fueron allanadas la mañana de este viernes por una comisión de fiscales, que además incautó documentos que pueden servir para esclarecer los hechos.

Asimismo, autoridades judiciales emitieron una orden que prohíbe abandonar el país a 15 supuestos implicados en el asesinato del viceministro boliviano, entre ellos varios dirigentes cooperativistas.

El viceministro boliviano fue asesinado la noche del jueves por cooperativistas mineros que lo retuvieron en medio de una protesta en la región de Panduro.

En declaraciones a la prensa, el fiscal de La Paz, Edwin Blanco, reportó este viernes que Illanes fue “flagelado” por los cooperativistas, y que la causa “básica” de su muerte fue un derrame cerebral y un derrame torácico.

“Estamos esperando el informe final para tener certeza de los datos, la causa de la muerte ha sido básicamente por derrame cerebral tenemos traumatismo cerebral y torácico; tenemos también costillas fracturadas”, dijo Blanco, según un despacho de la agencia oficial ABI.

La muerte del funcionario boliviano fue condenada por la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la representación de Naciones Unidas en Bolivia y la Comunidad Andina, entre diversos organismos internacionales.

“Nuestra enérgica condena al criminal asesinato del Viceministro Rodolfo Illanes en Bolivia”, señaló el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter.

El dirigente de la Unasur, Ernesto Samper, sostuvo por su parte que el crimen de Illanes no condice el carácter pacífico y democrático de Bolivia. “Mi sentido pésame a su familia y al Gobierno del hermano país”, escribió en Twitter.

En un comunicado, el secretario general de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), Walker San Miguel, rechazó toda forma de violencia en el área y manifestó su solidaridad con el gobierno y el pueblo de Bolivia, además de enviar sus condolencias a la familia de Illanes.

Naciones Unidas en Bolivia también condenó el asesinato de Illanes y urgió “al Ministerio Público, a la Policía Nacional y al Órgano Judicial, sumar esfuerzos para identificar, procesar y sancionar a los autores materiales e intelectuales de este grave hecho”.

El secuestro y posterior muerte de Illanes se produjeron la víspera en medio de una protesta que derivó en enfrentamientos entre los cooperativistas mineros y la Policía por el control de la principal carretera de Bolivia.

Medios locales reportaron que los intentos de la policía por desalojar a los cooperativistas que bloqueaban la ruta habían provocado la muerte de dos mineros en la región de Cochabamba, identificados como Fermín Mamani, de 29 años, y Severino Ichota, de 45.

Las protestas de los últimos días se iniciaron ante el rechazo de los cooperativistas mineros a una ley, promulgada por el gobierno hace una semana, que prevé la sindicalización de trabajadores empleados en empresas cooperativas.

También podría gustarte