Denuncian fracaso en programa de ayuda a reos liberados de Guantánamo

0

Buenos Aires, 30 Jun (Notimex).- Los seis hombres que fueron liberados de la cárcel de Guantánamo y enviados a Uruguay denunciaron que el apoyo y el tratamientos médico que les ofrecieron se quedaron solo en promesas y siguen sin adaptarse, lejos de su país y sin su familia.

Así lo revela el documental “La vida después de Guantánamo”, producido por la revista argentina Anfibia, que se centra en la historia de Jihad Diyab, un ciudadano sirio, de 43 años, que fue detenido en 2001 en Pakistán, y acusado de formar parte de Al Qaeda, denuncia que él siempre negó.

El documental, que fue presentado este jueves en Buenos Aires, toma particular relevancia porque la semana pasada Diyab se fugó de Uruguay a Brasil, en donde es buscado por las autoridades de ambos países.

Diyab formó parte del grupo de seis hombres que en diciembre de 2014 llegaron a Montevideo, después de años de sufrir torturas en la cárcel que Estados Unidos construyó en la Bahía de Guantánamo, ubicada en Cuba.

Uruguay fue el único país de América que aceptó recibir a exreos de esta prisión gracias a un acuerdo entre el expresidente José Mújica y su colega Barack Obama, pero la experiencia, de acuerdo con los testimonios, no fue exitosa.

“Cada uno de los que salimos de Guantánamo sentimos que seguimos prisioneros en la cárcel de los estadunidenses, sigo siendo torturado”, aseguró Diyab a la periodista Gisela Busaniche en el documental.

A los seis liberados que llegaron a Montevideo, el gobierno les prometió que también llevarían a sus familias, que les pagarían sus gastos y les darían lugares para vivir a cada uno, pero nada de ello se cumplió, por lo que vivieron hacinados en un departamento.

Alejandra Betacurt, integrante del Comité de Apoyo a los exdetenidos de Guantánamo que se formó en Uruguay, contó que cuando habló con ellos se dio cuenta de que estaban totalmente perdidos, abandonados.

“Llegaron a un lugar donde no entienden nada, no están sus familias, sus amigos, la gente que conocen, el mundo que entienden, el idioma que comprender, la cultura en la que se manejan, la religión”, denunció.

Fidel Lagos, el médico que los atendió a su llegada a Uruguay, explicó por su parte que los seis liberados nunca fueron atendidos del estrés postraumático que sufrieron ante años de torturas.

“Fue un tema muy necesario y olvidado, no los atendió nadie, eso genera que tengan problemas orgánicos propios de las torturas, del maltratao, de las dificultades del tiempo de reclusión, y complica muchísimo más cada patología”, precisó.

En “La vida después de Guantánamo” aparecen, gracias a la intermediación de Diyab, otros de los liberados que fueron enviados a Portugal, Kazajistán y Georgia, y que vía Skype, confirmaron que también están solos, sin apoyo, sin sus familias y sin posibilidades de volver a sus países.

También podría gustarte