David Greilsammer dirigirá y tocará con la Orquesta Sinfónica Nacional

México, 1 Jun (Notimex).- El israelí David Greilsammer dirigirá la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y tocará al piano la obra “Concierto para piano núm. 27 en si bemol mayor K 595”, de Wolfgang Amadeus Mozart, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, los días 3 y 5 de junio.

En entrevista con Notimex, el maestro Greilsammer adelantó que será director huésped y concertista en ambos conciertos que forman parte del Programa 12 de la Temporada 2016 de la OSN, los cuales en esta ocasión contarán con un programa mozartiano.

Destacó que es muy significativo tocar a Mozart (1756-1791), aunque hace cuatro años estuvo con la OSN, coincidentemente con un programa del compositor nacido en Salzburgo.

“Pienso que la obra de Mozart es de las más grandes jamás escritas, sobre todo los conciertos para piano que plasmó, y es todo un reto, pues la misma música es de tocarse lo más claro posible y es muy transparente, que permite notar cualquier cosa que esté fuera de lugar”, expresó el joven director.

En su opinión, la música de Mozart se debe de tocar con mucha sobriedad y elegancia, es decir, muy estilísticamente con la época del compositor.

El director israelí consideró que Mozart fue un gran compositor de ópera, “para mí tocar el piano y dirigir a los músicos y hacerlos sonar al mismo tiempo es como si fuera un ensamble de cantantes de voces humanas, porque la música de él, representa casi como la voz humana”.

La música del autor austriaco, apuntó, es como llegar hasta las almas profundas de las personas en todo el mundo, porque es realmente sobre humanos, es el drama humano en la obra de Mozart.

Luego del primer ensayo en el Palacio de Bellas Artes, Greilsammer mencionó que disfrutó mucho trabajar con la orquesta, aunque sintió que al momento de la ejecución de la “Sinfonía 27” tal vez nunca la habían tocado.

“Es un repertorio que está un poco olvidado, por lo que hay que pulir mucho musicalmente y ha sido una semana intensa, pero disfruto mucho para lograr ese enlace de descubrir la elegancia, la música y el estilo, para trabajar con los músicos en la partitura, y a la vez es una gran satisfacción”, precisó.

Aseveró que dirigir y tocar el piano son dos mundos diferentes, pero ambos son enormes, por lo que hoy en día, aclaró que no puede decir cuál es el más importante.

“Primero fui pianista, un mundo individual y solitario, pues trabajas con tu instrumento muchas horas, en cambio el trabajo como director de orquesta es más colectivo que no es solamente el lenguaje musical, sino también los músicos me inspiran y me dan ideas, es como una retroalimentación”, concluyó el director de orquesta.

El programa de los conciertos que dirigirá y tocará está conformado por las piezas “Sinfonía núm. 27 en sol mayor K 199”, “Concierto para piano núm. 27 en si bemol mayor K 595” y “Sinfonía núm. 39 en mi bemol mayor K 543”.

También podría gustarte