Dalai Lama aprueba reformas políticas en China y el Tíbet

Dalai Lama

En declaraciones efectuadas la víspera en Honolulu y retomadas este martes por la prensa el Dalai Lama, al que Pekín acusa de orquestar una revuelta para separar al Tíbet de China, se congratuló de las palabras del primer ministro Wen Jiabao el pasado 14 de marzo.

Al término de la Asamblea Nacional Popular Wen dijo que es “urgente” que el Partido Comunista de China (PCCh) acometa reformas. El Dalai, que se encuentra en gira por Estados Unidos, en un periplo que le llevará a San Diego, Los Ángeles y Chicago, antes de ir a Canadá y Europa, dijo que muchos funcionarios del PCCh en el Tíbet siguen manteniendo una mentalidad próxima a la Revolución Cultural.

“Vivimos un retorno a la Revolución Cultural, lo que fue el origen de la crisis de 2008, cuando una revuelta en el Tíbet causó decenas de víctimas”, dijo en Hawai el líder tibetano. Al menos 30 tibetanos se han inmolado en protestas contra China registradas en su mayoría en el Tíbet, aunque este tipo de manifestaciones también se vivieron en la India, según datos de las organizaciones no gubernamentales.

El Dalai Lama se declaró “profundamente afectado” por la oleada de suicidios cometidos por los monjes budistas, mientras Pekín ha señalado que “reprimirá firmemente” cualquier acto que tenga el objetivo de desestabilizar la región tibetana.

China, que asegura haber liberado pacíficamente el Tibet en la invasión de 1951, estrechó el cerco contra los opositores tibetanos desde los incidentes de marzo de 2008. En ese año según cifras oficiales 18 civiles y un policía murieron, aunque los exiliados cifran las víctimas en 203 tibetanos, en su mayoría víctimas de la represión china.