Crismanich se dijo feliz por ser relevista de la antorcha olímpica

Río de Janeiro, Bra., 7 Jul (Notimex).- El taekwondista argentino, Sebastián Crismanich, manifestó su alegría por haber sido considerado por el Comité Olímpico de su país, como el único deportista nacional que representará a los atletas celestes en el relevo de la antorcha olímpica de Río 2016.

“Siempre será un orgullo representar Argentina, no sólo al ámbito del deporte, sino a toda la nación”, expresó el campeón olímpico de artes marciales de las últimas olimpiadas, quien se mostró optimista, a pesar de no haber clasificado al magno evento.

“Me tocó llevar la bandera en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, y hoy siento el mismo orgullo, por la decisión tomado por el Comité Olímpico Argentino (COA). Siempre será un honor poder ponerse la camiseta desde una u otra posición, sin importar si es desde adentro o fuera del tatami”, aseguró.

“Seguir difundiendo los valores olímpicos: unión, respecto, amistad, solidaridad, compromiso, trabajo en equipo, es lo mejor que se le puede transmitir a una sociedad. Estoy muy contento de continuar siendo parte de esto”, subrayó Crismanich en espera de su compromiso que efectuará el próximo 10 de julio en la ciudad de Florianópolis.

Por otro lado, el atleta, quien recientemente anunció su retiro como peleador, con la intención de convertirse en docente de taekwondo, confesó sus anhelos de trabajo y postura que deberá tomar para demostrar porque es un digno embajador de las artes marciales de Argentina.

“Sin duda que hay mucho que aportar al taekwondo argentino desde otro ámbito. Ya no voy a poder estar dentro de un tatami peleando, pero sin duda desde otro punto, tengo mucho para aportar. Sería un gran orgullo hacerlo, siempre y cuando la Confederación Argentina de Taekwondo me dé el espacio”.

También podría gustarte