Constitucional Artículo 90 de la Ley de la Propiedad Industrial: SCJN

México, 17 Ago (Notimex).- La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró constitucional el Artículo 90 de la Ley de la Propiedad Industrial, el cual había sido impugnado por un particular, quien pretendía el registro de un producto con características similares a otro ya registrado.

Los ministros de la Primera Sala resolvieron el amparo directo en revisión 2008/2016, interpuesto por Alfonso Palma Vivas, quien demandaba la inconstitucionalidad de la Fracción XVI del citado artículo de la Ley de la Propiedad Industrial.

Los ministros manifestaron que el precepto impugnado establece que no será registrable una marca que sea idéntica o semejante en grado de confusión a otra marca que se encuentre en trámite de registro.

Ello, antes de la marca que se pretenda registrar o a una ya registrada y vigente, siempre y cuando la marca se aplique a los mismos productos y servicios.

En el caso, el quejoso solicitó ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) el registro de la marca “SOLUCIONES SEÑALÉCTICAS SA de CV Y DISEÑO”, el cual le fue negado por ser similar en grado de confusión a una marca ya registrada.

La Sala Especializada en dicha materia reconoció la validez de la resolución impugnada. Inconforme Alfonso Palma Vivas promovió amparo directo, mismo que se le fue negado y es el motivo de la presente revisión.

Para la Primera Sala es correcta la sentencia del Tribunal Colegiado que determinó que el registro de una marca tiene como fin sancionar las prácticas de competencia desleal, donde se busca confundir, aprovechar, diluir, debilitar o asociar el prestigio de signos acreditados.

Por tanto, impedir que otra persona física o moral haga uso de una marca registrada, no se traduce en un monopolio de dicha marca, sino de la protección del consumidor, para que no incurra en un error.

Asimismo, el quejoso alegó la inconstitucionalidad del Artículo 90, Fracción XVI de la Ley de la Propiedad Industrial por considerar que es “oscuro y abstracto” al no explicar qué se entiende por “idéntica o semejante en grado de confusión”, quedando al arbitrio del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial decidir qué se debe entender bajo tal concepto.

Al respecto, se resolvió que dicho concepto se puede obtener de la misma ley, tal como lo hizo el Tribunal Colegiado, y se traduce en la posibilidad de que las marcas puedan ser parecidas a tal extremo que pueda llevar a pensar que son la misma o que una deriva de la otra.

Por lo expuesto, al resultar infundados los argumentos del aquí quejoso, la Primera Sala confirmó la sentencia recurrida y le negó el amparo.

También podría gustarte