Conflicto en Alepo se recrudece mientras se agudiza problema del agua

Damasco, 24 Sep (Notimex).- Aviones de combate lanzaron una nueva ola de ataques aéreos sobre zonas rebeldes de Alepo, mientras tropas del ejército sirio capturaron un distrito en control de los insurgentes.

El régimen sirio lanzó una escalada sin precedentes contra los rebeldes en la ciudad norteña de Alepo, a solo días de levantarse un tregua, que fue pactada por Estados Unidos y Rusia, que han dejados más de 90 muertos y afectado dos plantas de agua potable.

Un funcionario de las Naciones Unidas comentó que cerca de dos millones de personas en el norte de la ciudad siria de Alepo están sin agua potable ya que las condiciones de seguridad se deterioran.

Hanaa Singer, representante en Siria de la Unicef, indicó que los intensos ataques después de la medianoche del jueves destruyeron la planta de Bab al-Nairab que abastece a unas 250 mil personas en las partes orientales controladas por los rebeldes.

Las fuerzas del gobierno sirio capturaron una zona controlada por los rebeldes al norte de Alepo este sábado, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un oficial rebelde, y un canal de televisión estatal.

El subdirector del El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Justin Forsyth, dijo a la BBC: “Alepo está muriendo poco a poco, y el mundo está observando, y el agua está siendo cortada y el bombardeó es sólo el último acto de inhumanidad.”

El portavoz de Unicef, ?Kieran Dwyer, sostuvo que la falta de líquido potable podría ser “catastrófica” cuando los residentes ahora tienen que recurrir al agua contaminada y están expuesto a una variedad de enfermedades.

Voceros de los rebeldes indicaron que los bombardeos registrados la mañana de este sábado tuvieron como objetivo al menos cuatro zonas de las fuerzas opositoras, donde viven más de 250 mil personas.

La arremetida ha sido más destructiva que cualquier anterior embestida en contra de la zona, y muchos edificios han sido destruidos por completo, indicaron residentes, de acuerdo con la cadena qatarí de noticias Al Yazera.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización con sede en Londres, reportó que había documentado 47 muertes desde el viernes, entre ellos cinco niños, pero otras fuentes cifran los decesos en más de 100.

El ejército sirio insistió que los bombardeos se dirigen a las posiciones rebeldes en la ciudad y negó que tuvieran como finalidad objetivos civiles, como acusa la oposición.

Los residentes afirman que más de 150 ataques aéreos se han realizado, destruyendo estructuras de los servicios de emergencia, así como refugios subterráneos utilizados por civiles para esconderse de los bombardeos.