Con recital es recordada la pianista mexicana Angélica Morales

México, 19 Jun (Notimex).- Con música de compositores argentinos, alemanes, italianos y mexicanos, el pianista Ricardo Alí Álvarez, recordó hoy aquí a la compositora, pianista y profesora Angélica Morales von Sauer (1911-1996), en el marco de su 20 aniversario luctuoso.

El Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), escenario donde se coronó en 2009 como ganador del Concurso Nacional de Piano Angélica Morales-Yamaha, vio regresar a Alí para rendir tributo a Morales, con un recital dividido en dos partes.

En la primera hizo gala de su maestría al tocar obras “De la partitura para violín solo, núm 2 en re menor”, del alemán Johann Sebastian Bach y el italiano Ferruccio Busoni, en versión para piano, con la que despertó los aplausos.

Enseguida, se lució con la “Sonata núm. 31 en la bemol mayor op. 110”, del alemán Ludwig van Beethoven, y continuó con el estreno en México de “Estudios para piano: Chroma II y Chroma IV”, del argentino Fabián Panisello.

Se trata de dos piezas que gozan de armonía y sonoridad y que Ricardo Alí escuchó por primera vez en España, y que para volverlas a tocar en México, tuvo que hablar con Panisello.

Son dos estudios para piano de corte tradicional, en el sentido de que no hay que percutir las cuerdas o hacer algún experimento con el teclado, pero presentan ciertos retos técnicos, sobre todo rítmicos y de sonoridad del instrumento, dijo el pianista.

El músico, reconocido a nivel internacional, continúo su segunda parte con las obras de compositores iberoamericanos: Enrique Granados, Manuel M. Ponce y Felipe Villanueva.

Con “Preludios encadenados”, de Manuel M. Ponce el pianista mexicano para quien el amor a la música y el trabajo le han abierto oportunidades, aún en tiempos de crisis, dejó entrever su gran técnica; mientras que en la pieza “Mazurka. Sueño dorado”, de Felipe Villanueva, propició una nueva oleada de aplausos.

El pianista, para quien haber ganado en el 2009, representó un parteaguas en su profesión, ya que “no sólo me ayudó económicamente, sino que le dio un gran impulso a mi carrera, porque la gente nota quién es uno”, concluyó su concierto con “De la suite de piano Goyescas”, de Enrique Granados.

El Concurso Nacional de Piano Angélica Morales-Yamaha es considerado en la actualidad el más importante de su género en México y toda Latinoamérica, ya que de él han surgido destacados pianistas que hoy ocupan las principales salas de conciertos internacionales.

A lo largo de más de una década, el certamen ha servido como punta de lanza para destacados virtuosos del teclado, entre los que se cuentan Abdiel Antonio Vázquez, Laura Villafranca González y Gloria Estela Pérez Achié, ganadores de los tres primeros lugares en la edición anterior, así como Rodolfo Ritter y Vlada Vassilieva, primero y segundo lugares en 2003, además de Arturo Nieto-Dorantes y Eduardo Soto Nava finalistas de la tercera edición del certamen.

El Concurso se estableció en 1995 a iniciativa del INBA como una forma de honrar la vida y obra de la pianista mexicana Angélica Morales y apoyar así el talento de las nuevas generaciones de artistas dedicados a este instrumento.

También podría gustarte